Hacerse del control de Monómeros, el segundo activo más importante de Venezuela en el exterior, fue una de las primeras acciones del seudogobierno de Juan Guaidó con la complicidad de EEUU y de Colombia, pero logró llevarla a la quiebra en menos de 2 años.

Así lo señaló el comunicador y filósofo Miguel Ángel Pérez Pirela, en su programa Desde Done Sea.

Recordó un trabajo de LaIguana.TV que indicó que antes de caer en manos de Guaidó, a inicios de 2019, la empresa con sede en Barranquilla, tenía una plantilla de más de 1.400 empleados y era líder en la producción de abonos, plaguicidas y químicos de uso agropecuario.

Asimismo, indicó que sus ingresos reportados en 2017 fueron por el orden de los 1.200 millones de pesos colombianos (unos 312 millones de dólares).

Pérez Pirela calificó el hecho como la “cronología de un desfalco” y recordó que después que Guaidó la quebró, llegó el gobierno de Iván Duque y se hizo con ella: el plan perfecto.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook