Este jueves 7 de octubre el congresista colombiano Iván Cepeda denunció la muerte de otros cuatro menores de edad, durante un operativo militar realizado por el Gobierno de su país en contra del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última organización guerrillera activa en Colombia.

El senador, en este sentido, le reclamó al Ejecutivo nacional, liderado por el presidente Iván Duque, haber ocultado dicha información. Recordemos además que no es la primera vez que en la nación vecina se asesina a jóvenes en medio de los presuntos combates contra las guerrillas.

Según Cepeda, el Instituto Nacional de Medicina Legal de Colombia le habría informado sobre la reciente recepción de ocho cadáveres. Entre estos destacaban el de una persona de sexo masculino, de 13 años de edad, y los de tres personas de 17 años (dos masculinos y uno femenino).

La información habría sido suministrada mediante un derecho de petición realizado ante la referida institución. Los jóvenes habrían muerto en medio de un bombardeo efectuado por el Ejército en el municipio de El Litoral de San Juan, en el Chocó, al oeste de Colombia, el pasado 16 de septiembre.

Las causas de la muerte de los menores no fueron especificadas. No obstante, de acuerdo a los documentos entregados por las autoridades, todas estas muertes estarían relacionadas con los hechos ocurridos en la fecha antes señalada.

“Indagué porque personas de la zona me hicieron llegar una información diciendo que había la posibilidad de que hubiera menores. Lo que nosotros hicimos fue acudir a la autoridad”, relató el congresista al medio The Associated Press.

El día del ataque el ministro de Defensa, Diego Molano, informó que por lo menos seis integrantes del ELN habían sido neutralizados. El funcionario no detalló las edades de los occisos. Estas muertes ocurrieron en medio de una operación contra el comandante del ELN en Chocó, Ángel Padilla Romero (alias “Fabián”).

Según las autoridades, toda esta acción se realizó “en el marco del Derecho Internacional Humanitario, acatando todos y cada uno de sus principios”. En este sentido, indicaron que “es el ELN quien infringe el Derecho Internacional Humanitario al exponer a una persona protegida y quien comente un crimen de guerra al reclutar de manera forzosa a menores de edad y ubicarlos dentro de un objetivo militar”.

Ante esto, Cepeda destacó que, si bien el ELN es responsable del reclutamiento de jóvenes, no cabe duda de que el Ejército está cometiendo con estas acciones un crimen de guerra. Recalcó que las fuerzas militares debieron haber efectuado una operación en la que “se pudiera distinguir claramente combatientes de no combatientes”.

“El problema es que todos los indicadores de derechos humanos están disparados: masacres, desplazamiento, reclutamiento, asesinatos a defensores del medio ambiente y derechos humanos. A ese paso vamos a volver al peor momento de la guerra en Colombia”, subrayó Cepeda.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook