Este jueves 8 de octubre el gobierno venezolano rechazó de forma categórica las declaraciones emitidas por el alto representante para los Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en las que señala que lo que “legitimará o deslegitimará” las venideras megaelecciones del 21 de noviembre será el informe emitido por la Misión de Observación Electoral enviada al país por el referido organismo. 
 
En este sentido, el gobierno del presidente Nicolás Maduro “rechaza enérgicamente estas declaraciones, que revelan la pretensión injerencista de utilizar la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en beneficio de una parcialidad política, en detrimento de lo establecido en el Acuerdo suscrito entre el Consejo Nacional Electoral de la República Bolivariana de Venezuela y la delegación de la Unión Europea en el país, y en franca violación del derecho internacional”. 
 
“Una vez más la Unión Europea parece no entender bien su papel, en el marco del proceso político venezolano, perdiendo la posibilidad de situarse como un actor respetable, imparcial e independiente, para posicionarse como una pieza política subordinada a la política exterior estadounidense y de algunos sectores de la extrema derecha, que pretenden socavar el proceso electoral y democrático venezolano”, acota el comunicado publicado por la Cancillería de nuestro país. 
 
El gobierno, mediante el referido texto, ratifica que no aceptará injerencismo alguno y que una Misión de Observación Electoral con las características descritas por Borrell no será aceptada por Venezuela. 
 
“La legalidad y legitimidad del proceso electoral venezolano no depende, ni dependerá, de ningún actor extranjero, sino estrictamente en la soberanía popular, tal como contempla nuestra Constitución Nacional”, recalca el comunicado.
 
Finalmente, el gobierno nacional insta a los representantes de la UE en Venezuela a abstenerse de manipular políticamente la Misión de Observación Electoral, y a esta, “a mantener una estricta conducta de imparcialidad, objetividad, independencia y no injerencia en el proceso electoral venezolano, en aras de preservar el debido y legal relacionamiento”. 
 
(LaIguana.TV)
 

Comentarios Facebook