Así lo señaló Federico Redondo, hijo de Martha Sepúlveda, después de que a su madre le cancelaran el procedimiento de muerte asistida que tenía programado.

Redondo le contó a La W Radio que, ante la determinación que le negó la eutanasia a su mamá, ella tuvo un estado de regresión en el que volvió a sentir “desesperanza y tristeza”. 

No obstante, el hijo de la mujer a la que le cancelaron el procedimiento de muerte asistida, aseguró que ella seguirá dando la pelea para lograr una muerte digna.

El joven señaló que la determinación tuvo lugar solo cuando la noticia se hizo viral, por lo que cuestiona las razones de fondo para cancelar el procedimiento.

Ahora, señala, evalúan las opciones a seguir para “defender la dignidad” de su madre, que padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA). La primera es buscar otro comité que evalúe el caso; la segunda, acudir a una tutela.

¿Cómo está Martha Sepúlveda después de que le negaron la eutanasia?

Federico Redondo ya había destacado que su madre estaba feliz al saber que iba a morir, pero con los recientes acontecimientos el panorama cambió, según él, por una decisión “desesperanzadora e irrespetuosa” 

Además, denunció algunas irregularidades cometidas en el reversazo. Sostuvo que el proceso se hizo a escondidas, pues nunca se les notificó que el comité del caso se iba reunir para evaluar la situación. 

Posteriormente, Redondo hizo el resumen del estado de ánimo de su mamá, fruto de las decisiones del Comité Científico Interdisciplinario del Instituto Colombiano del Dolor.

“Mi mamá volvió a su estado anterior. El estado anímico es bajo, es de desesperanza, es de incertidumbre porque volvió al mismo punto”, señaló.

En la frecuencia radial, el joven también respondió a quienes en redes sociales dicen que Martha Sepúlveda se ve entera físicamente como para pedir la eutanasia.

Sostuvo que su madre luce bien porque tenía la certeza de que no iba a llegar al punto más crónico e impactante de la enfermedad que, en palabras de Redondo, “es una cosa tremenda”.

Resalta que su madre tomó una actitud positiva y se le veía rozagante después de la aprobación de la eutanasia, al saber que iba a parar de sufrir, pero ahora el panorama es opuesto.

(Pulzo)

Comentarios Facebook