El presidente ruso cree que se debe mantener la interacción con los talibanes en Afganistán pero no hay que apresurarse a reconocerlos oficialmente.

“No debemos apresurarnos a reconocer oficialmente a los talibanes. Somos conscientes de que debemos cooperar con ellos, pero no hay lugar para apresurarse”, ha afirmado este viernes Vladimir Putin en la cumbre de la Comunidad de los Estados Independientes (CEI).

El mandatario ruso ha resaltado que “es necesario apoyar el proceso de reconciliación intraafgana y promover la normalización en ese país en general”.

Mientras tanto, Putin ha indicado que el gobierno interino de los talibanes lamentablemente no reflejó toda la diversidad de la sociedad afgana.

“Al mismo tiempo, se ha anunciado la intención de llevar a cabo elecciones generales. Se están tomando medidas para restaurar el funcionamiento de los órganos de la administración pública a la normalidad. Dentro del marco de la CEI, ciertamente mantendremos un registro de si estas promesas están respaldadas por acciones reales”, ha agregado.

El presidente ruso ha anunciado los preparativos de las reuniones para resolver la situación en Afganistán que se celebrarán en Moscú (capital rusa) en octubre y pedido a sus colegas de la CEI que le ayudasen a reanudar el trabajo del llamado “formato de Moscú”, creado en 2017 y formado por la troika ampliada para Afganistán (Rusia, China, Paquistán y EE.UU.) más La India e Irán.

Rusia tiene previsto celebrar el próximo miércoles una reunión del mismo “formato de Moscú” sobre el conflicto afgano, a la que están invitados los talibanes.

En este sentido, el representante especial del presidente ruso para Afganistán, Zamir Kabúlov, ha confirmado la misma jornada que los talibanes participarán en esta reunión que será “a puertas cerradas”, afirmando que espera “conversar sinceramente” con las nuevas autoridades afganas.

De hecho, el grupo armado Talibán, en el poder desde 1996 hasta 2001, volvió a hacerse con el control de casi todo Afganistán, después de que tomara el 15 de agosto Kabul, la capital afgana, sin ninguna resistencia por parte de las fuerzas gubernamentales entrenadas por Estados Unidos, que invadió el país centroasiático durante dos décadas.

El 7 de septiembre, los talibanes informaron de la formación de un gabinete, que incluía a sus más relevantes figuras, dirigido por Mulá Mohamad Hasan Ajund como el primer ministro.

El regreso del grupo armado al poder en medio de la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, para expertos geoestrategas es un claro fracaso de la misión de EE.UU. y sus aliados, de manera que incluso las autoridades occidentales admiten que la intervención militar extranjera en ese país ha sido inútil y un total fiasco.

(HispanTV)

Comentarios Facebook