Según ha informado este martes la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUDH), un grupo de expertos de la ONU y relatores especiales en derechos humanos ha alertado sobre los problemas que enfrentan algunos pacientes en Irán por no tener acceso a medicamentos y equipos médicos, como consecuencia de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

El informe se ha referido, en específico, a la decisión de una compañía farmacéutica sueca de detener los envíos a Irán del vendaje especifico que necesitan los pacientes que padecen enfermedades raras, como epidermólisis ampollar (EB, por sus siglas en inglés), conocida comúnmente como ‘piel de mariposa’, debido a las sanciones de Washington al país persa, mientras que el único fabricante de estos vendajes es la misma empresa sueca.

Conforme al texto, las empresas y bancos extranjeros dejan sus interacciones con Irán por temor al castigo y medidas punitivas que aplican las instituciones estadounidenses en caso de violar sus sanciones.

Los expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han denunciado que la medida ha privado a los niños y a otras personas que sufren de EB en Irán de disfrutar plenamente del derecho a la salud.

“Este es solo uno de los muchos ejemplos que ilustran tristemente la difícil situación de miles de personas, incluidos los niños, causada por el exceso de cumplimiento de las sanciones por parte de terceros, ante el temor a ser sancionados”, enfatiza ACNUDH.

Avisa también que impedir el acceso a los equipos médicos es “una violación del derecho a la salud de los seres humanos y es completamente inhumano, pues, aunque no sea intencional, sí genera más sufrimiento”.

Además, ha lamentado la decisión de la compañía y del Gobierno suecos de cooperar con las sanciones de Estados Unidos y ha recordado que el derecho internacional les obliga a no obstaculizar los derechos humanos en sus negocios.

Tras retirarse unilateralmente del Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), nombre oficial del acuerdo nuclear firmado en 2015, EEUU ha estado ejerciendo una política de “máxima presión” renovando todas las sanciones levantadas en virtud del pacto para forzar a Irán a renegociar un nuevo acuerdo más intrusivo, y de ahí la imposición de “las sanciones más duras de la historia” contra la nación iraní, según afirman las autoridades norteamericanas.

Irán categoriza las sanciones estadounidenses como un acto de guerra y de terrorismo económico y ha pedido una y otra vez a la comunidad internacional que actúe contra la flagrante violación de los derechos humanos que representa el bloqueo de EEUU.

(HispanTV)

Comentarios Facebook