La emisión de Desde donde sea del miércoles 20 de octubre iba a enfocarse exclusivamente en los nuevos convenios de Venezuela con Irán, que apuntan a superar de manera conjunta las dificultades derivadas de las agresiones de Estados Unidos a los dos países petroleros. Pero, por razones de proximidad geopolítica, comenzó abordando una noticia de alto impacto: el Senado de Colombia le ha planteado a la Asamblea Nacional de Venezuela que trabajen en conjunto para rehacer las relaciones diplomáticas, consulares y, sobre todo, comerciales.

Es un gesto tan inesperado como cargado de significado, pues las relaciones bilaterales han sido destruidas por el afán del gobierno de Iván Duque de ser un fiel ejecutor de las políticas injerencistas de Washington en Venezuela.

El conductor del programa, el filósofo y comunicador venezolano Miguel Ángel Pérez Pirela, expresó que se trata de un acontecimiento político muy impactante e importante, pues el acuerdo fue adoptado por unanimidad en la Cámara Alta colombiana e implica un reconocimiento entre los Parlamentos de Colombia y Venezuela. “Es una cachetada monumental a todas las trabas, sabotajes, boicots que ha llevado a cabo el gobierno de Iván Duque, que en realidad es el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, contra Venezuela”.

Señaló que en Colombia, diversas fuerzas políticas, incluyendo las del uribismo, se han dado cuenta de que todas esas medidas dispuestas por Duque se han revertido en contra el comercio colombiano, que ha venido mermando por la ruptura con Venezuela. “Uribe y Duque decidieron hacer pasar hambre a su pueblo con tal de ganar la pelea personal que tienen contra el presidente Nicolás Maduro”, enfatizó.

Para desarrollar la noticia leyó el despacho de LaIguana.TV en el que se indica que los Parlamentos de Venezuela y Colombia restablecerán relaciones diplomáticas y comerciales.

El texto indica que:

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez, manifestó este miércoles la plena disposición del Parlamento venezolano de restablecer las relaciones bilaterales con Colombia.

Las declaraciones de Rodríguez surgen como respuesta a  la proposición N°34 del año 2021 aprobada por unanimidad este martes 19 de octubre por el Senado de Colombia.

Esta establece crear una comisión bilateral entre ambos parlamentos con el propósito de trabajar de manera conjunta en los siguientes aspectos:0

– Normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales

– Protección de las empresas colombianas en suelo venezolano y viceversa,

– Verificación de las buenas prácticas comerciales entre ambos países.

Para  complementar, presentó las declaraciones de Rodríguez en video:

 “A los efectos de cumplir con lo previsto en la carta que he enviado al presidente del Senado de Colombia, hemos convocado sesión para mañana a las 11.30 para discutir la conformación de una comisión de características similares a la que ya fue aprobada el día por el Congreso de la República de Colombia. Estamos listos para establecer cualquier coordinación necesaria con el presidente del Congreso y con la comisión, a los efectos de cumplir con los tres elementos contenidos en esa proposición”.

Pérez Pirela señaló que la decisión parlamentaria tiene un gran impacto interno en Colombia y hace tambalear la política de desestabilización de Venezuela en la que se ha empeñado Duque. Reseñó que el presidente del Senado de Colombia, Juan Diego Gómez, en declaraciones a la prensa, se refirió al comunicado enviado a Jorge Rodríguez como un mensaje inequívoco para Iván Duque y Martha Lucía Ramírez.

Las palabras de Gómez también fueron presentadas en video:

“Se habla de siete puntos de desempleo que se podrían superar si se normalizan la relaciones comerciales y diplomáticas con Venezuela”, dijo.  A continuación le preguntan sobre lo dicho por Duque, que hasta el 7 de agosto de 2022 no se reconocerá a Maduro como presidente. “He escuchado al presidente, pero el día de ayer, por iniciativa del senador Jorge Eliécer Guevara, se solicitó conformar una comisión de acompañamiento para la normalización de las relaciones diplomáticas y comerciales  y una comisión de seguimiento a las buenas prácticas comerciales entre ambos países. Esto puede ser un avance, tal vez un mensaje para la canciller Martha Lucía Ramírez y para el mismo presidente Duque porque este es un asunto que no tiene ideología política, es un asunto comercial de país”. Lo interrogaron sobre la violencia en las zonas fronterizas y contra venezolanos. “Colombia, que es un país de una tradición violenta, no podemos permitir caer ahí. Hay que buscar mecanismos de protección a través de las autoridades judiciales y de policía para evitar caer en un asunto como ese. Por reciprocidad, Colombia debe tener acompañamiento y acogimiento para los migrantes porque hemos sido un país que ha generado migraciones grandes en otras épocas, no solo a Venezuela, Ecuador y otros países vecinos, sino también a naciones de otras regiones del mundo”, respondió.

“Así se ha confesado la élite colombiana desde el Senado. Es claro que la economía de Colombia está chillando y el gobierno de Duque, es decir, de Uribe, por seguir los lineamientos de EE.UU. está sacrificando al pueblo. El pueblo colombiano ya comienza a preguntarse por qué debe pagar las consecuencias de las órdenes que les dan en EE.UU. a Uribe y a Duque”, resaltó Pérez Pirela.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, respondió a la propuesta del Senado de Colombia para restablecer las relaciones diplomáticas. En este sentido, dijo que es un paso necesario para países vecinos, y abrazó la idea de despolitizar las relaciones comerciales.

“Desde la AN hemos recibido una noticia muy importante: resulta que el Congreso de Colombia aprobó ayer por unanimidad y su presidente, senador Juan Diego Gómez lo anunció hoy, avanzar hacia la regularización y normalización de las relaciones políticas, diplomáticas, económicas y comerciales con Venezuela. Y lo primero que hizo el Congreso de Colombia fue enviar una comunicación al presidente de la Asamblea Nacional, doctor Jorge Rodríguez Gómez, firmada por el presidente del Congreso de Colombia, senador Juan Diego Gómez, donde lo invita a que ambos parlamentos conformen una Comisión Binacional para comenzar a conversar y avanzar en la normalización y regularización de las relaciones consulares, diplomáticas, económicas, comerciales y, en general, en las relaciones institucionales, políticas y humanas entre Colombia y Venezuela. Desde esta montaña del Waraira Repano, nosotros le damos un aplauso a esta iniciativa que se ha tomado por el Poder Legislativo de Colombia y el Poder Legislativo de Venezuela. Colombia y Venezuela tenemos que resolver nuestros problemas, en paz, normalizar las relaciones comerciales, productivas, económicas, consulares y diplomáticas. En Venezuela hay seis millones de colombianos y colombianas y no tienen asistencia consular porque el gobierno de Iván Duque no se las da”, declaró el jefe del Estado venezolano.

Para el moderador del programa, es un asunto de muchas aristas, y una de ellas es que incluso la revista Semana dedicó un titular a su archiadversario Gustavo Petro, en la que aparece liderando por mucho las encuestas para las próximas elecciones presidenciales. “Los candidatos del uribismo han sido aplastados y los apoyos comienzan a mermar y vaya si está mermando el apoyo a Duque. Esta reacción del Poder Legislativo colombiano se inscribe en esta debacle, en este estado de descomposición del gobierno y de Álvaro Uribe Vélez, apodado ‘el Matarife’”, dijo.

Los integrantes de la audiencia, en sus primeras reacciones, se mostraron poco confiados respecto a las intenciones de los senadores neogranadinos. En general, prefirieron tomar con pinzas estos acuerdos entre los poderes legislativos, pues tienen demasiado peso las incontables agresiones que se han hecho desde Colombia contra Venezuela. “Es imposible confiarse”, resumió una de las participantes.

Ante la “cachetada”,  Iván Duque reaccionó como era de esperarse. Su respuesta fue consignada a través de la lectura de la nota de LaIguana.TV, titulada: Agraviado: Duque replicó a la decisión unánime del Senado colombiano sobre Venezuela.

El texto señala lo siguiente:

Este miércoles 20 de octubre, el presidente de Colombia, Iván Duque, declaró que no reconocerá al Gobierno Bolivariano de Venezuela ante la propuesta del Senado de trabajar con la Asamblea Nacional (AN) para restituir las relaciones entre ambos países.

Así lo expresó durante una declaración conjunta con el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, donde indicó que “una cosa en la que no nos podemos equivocar es que lo que Colombia no va a hacer es reconocer a una dictadura oprobiosa, corrupta, narcotraficante”.

En ese sentido, Duque enfatizó que su Gobierno, así como el de Estados Unidos y de “otros cincuenta países” ya han reconocido y apoyado al tinglado legislativo que el exdiputado ultraderechista Juan Guaidó montó a través de las redes sociales.

“Colombia ha reconocido, como también lo ha hecho EEUU y más de 50 países, un Gobierno interino que ha representado la resistencia democrática, que se le ha enfrentado a la brutalidad de ese régimen, y por eso nosotros no vamos a claudicar en la defensa de la Carta Democrática ni en los valores en los que creemos (…) no vamos a dejar de levantar nuestra voz contra el régimen dictatorial de Nicolás Maduro y no dejaremos de seguir defendiendo la resistencia democrática porque lo que necesita Venezuela son elecciones libres”, enfatizó.

Finalmente, Duque sostuvo su retórica de “ayudar” a los venezolanos migrantes. “En eso nosotros hemos dicho que con todo el rigor facilitaremos, como lo hemos venido haciendo, que el pueblo venezolano tenga acceso ante las carencias de Venezuela”, dijo.

Pérez Pirela desglosó las declaraciones de Duque, destacando el hecho de que las haya emitido “al lado de su jefe”, el secretario de Estado de EE.UU. “No importa que no respalde el acuerdo entre los parlamentos, porque se quedó hablando solo, hasta su Congreso le dio la espalda”. Aclaró que “antes eran 50 países, ahora son un puñado, los otros se han hecho los locos y se han retirado. Los únicos que defienden a Guaidó son Uribe y este señor. Perdonen que me ría de sus planes supuestamente para ayudar a los migrantes. Aquí hay seis millones de colombianos, Duque”.

Irán y Venezuela, socios estratégicos

El tema original del programa analizó otro tipo de acuerdos geoestratégicos de Venezuela, como el que está arrancando con Irán.

Para ubicarlo en su contexto geopolítico, mostró una ilustración de Iván Lira en la que se dice que “La guerra es un producto derivado del petróleo”, significando la importancia que siguen teniendo los hidrocarburos en el momento actual. “Si se observa el mapamundi, se verá que los países petroleros están sometidos a guerras, bloqueos y asedios”, resaltó el presentador. 

Al avanzar sobre el contenido de los acuerdos, leyó el reporte de LaIguana.TV  en el que se informa que arranca un acuerdo petrolero con Irán: Venezuela manda 2 millones de barriles. 

El pasado 16 de octubre, el petrolero iraní Dino I zarpó del puerto de Jose, en el oriente de Venezuela, con dos millones de barriles de crudo pesado procedentes de la estatal Pdvsa, informó la agencia Reuters. 

Este convenio, suscrito entre dos naciones sancionadas por Estados Unidos a mediados de septiembre por seis meses, garantiza un suministro estable de insumos requeridos para la conversión de petróleo extrapesado en crudo más ligero. Además, se prevé que Irán reciba petróleo pesado para mezclar, refinar o vender a clientes de Asia. 

En un video de Nexo Latino se dice que Irán y Venezuela, dos miembros fundadores de la OPEP, firmaron un contrato petrolero para contrarrestar las sanciones que EE.UU. ha impuesto ilegalmente contra las exportaciones de petróleo de ambas naciones. Mientras el país suramericano busca impulsar sus exportaciones de petróleo, acordó un contrato crucial para intercambiar su crudo pesado por condensado iraní que puede utilizar para mejorar la calidad de su petróleo. Está previsto que el acuerdo esté vigente durante seis meses, pero podría prorrogarse.

Teherán cuenta con amplia experiencia en la evasión de medidas coercitivas unilaterales. 

En 2019, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso nuevas sanciones a la estatal National Iranian Oil Company (NIOC), el país anunció un esquema de intercambio de crudo basado en trueques, transas en monedas locales y cotizaciones en la bolsa. 

Un trabajo de Telesur explica que el vicepresidente  Eshaq Yahanguirí ha reiterado que Irán sigue exportando crudo, pese a las sanciones y lamentó que algunos de sus anteriores socios comerciales hayan cedido a las presiones de Trump. Denunció que los embargos y bloqueos de EE.UU. solo buscan generar colapso en su país y en el mundo. “No han logrado que reduzcamos exportaciones”, reiteró.

Si todo marcha como está previsto, Venezuela podría estabilizar las exportaciones de petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco y además, refinar petróleo ligero, indispensable para la producción de combustible. 

Sin embargo, en septiembre, el Tesoro estadounidense dijo a Reuters que «el comercio bilateral de petróleo podría ser una violación de las sanciones de Estados Unidos a ambos países».

“Es decir que deben morirse de hambre los pueblos de Irán y Venezuela porque a EE.UU. le da la gana imponer sus leyes a los demás países. ¿Será que EE.UU. ya está persiguiendo a estos barcos? Hay que estar pendientes”, expresó Pérez Pirela.

Pese a la amenaza, a fines de ese mismo mes Pdvsa consiguió enviar a la nación persa en el supertanquero Felicity, de bandera iraní, 1,9 millones de barriles de crudo extrapesado Merey. 

A ello se añade que en reciente visita a la capital iraní el canciller venezolano, Félix Plascencia, anunció la entrada en vigor de convenio de cooperación a gran escala entre las dos naciones, que se extenderá por dos décadas. 

Las primeras reuniones entre la comisión conjunta designada por los dos Estados, tendrán lugar antes del fin del año en Teherán.

Puso al aire un video de Cancillería, con la intervención de Félix Plasencia desde Teherán:

“Estamos hablando de un plan a veinte años que puede ser, con toda seguridad, un instrumento contundente para construir la relación profunda que nuestros países y nuestros pueblos merecen. Vamos a darle forma a esa propuesta, a ese proyecto, y seguramente antes de finalizar este año podamos celebrar la reunión de la Comisión Mixta aquí en Teherán (muchas gracias al canciller por su invitación)  y decidir la ruta futura de una alianza estratégica profunda, con un proyecto a largo plazo que debemos iniciar inmediatamente”.

En opinión de la analista política María Fernanda Barreto, este último acuerdo es el resultado de dos décadas de relaciones entre Venezuela e Irán redefinidas en términos de hermandad con el arribo del presidente Hugo Chávez al poder en 1999. 

Además, la experta apuntó que este nuevo pacto entre las dos naciones, al suscribirse a 20 años, trascenderá las coyunturas y, eventualmente elevará al nivel más estratégico la cooperación bilateral. 

De nuevo, a través de un video de Nexo Latino, se presentaron fragmentos de la entrevista a Barreto:

“Fue precisamente con la llegada al poder de la Revolución Bolivariana y con el amor del comandante Chávez por todos los pueblos del sur cuando se afianzó esta relación con Irán, haciendo que ambas revoluciones, la Revolución Islámica de Irán y la Revolución Bolivariana se hermanaran y es el producto de esa hermandad lo que estamos viendo hoy en este interesante acuerdo, que además se firma a veinte años, lo que le da más importancia, más relevancia a todos los acuerdos que aquí se suscriban, esto trazará una diferencia, una profundización en las relaciones entre Irán y Venezuela”.

Para Barreto, la alianza entre países asediados, víctimas de las medidas coercitivas unilaterales, es la clara demostración de que la actuación en bloque unitario es la única forma de poner freno al unilateralismo estadounidense y avanzar en la construcción del mundo pluricéntrico y multipolar.  

Un segundo segmento de esta entrevista dice: “En primera instancia, nuestras relaciones se basan en la exigencia de respeto a la soberanía y a la autodeterminación de nuestros pueblos. La alianza con todos los países asediados por EE.UU., víctimas de medidas coercitivas unilaterales nos demuestra a nosotros y nosotras que solamente en unidad se pueden superar las coerciones del que hasta ahora ha sido el país más fuerte del planeta y que ha estado mal acostumbrado a la unipolaridad, a la hegemonía absoluta sobre el mundo, pero que, cada vez más y sobre todo con este tipo de acuerdos, se avanza en la construcción del mundo pluricéntrico y multipolar, en detrimento de la terrible unipolaridad que solo ha garantizado más guerra y más robo de nuestros recursos”.

Precios del petróleo

Otro punto tocado por la investigación de Desde donde sea fue el comportamiento de los precios del petróleo. Mostró el titular de LaIguana.TV: El petróleo va por los $81.

“Es mala noticia para Europa, pero buena para países como Venezuela, que sigue dependiendo de este producto, y no lo digo con satisfacción porque una economía sana no debería ser así”, comentó.

El precio del petróleo intermedio de Texas (rotulado como WTI) cerró la semana pasada con un alza del 0,64 % y se situaba en 81,83 dólares.

En la bolsa mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en noviembre sumaban 0,52 dólares con respecto al cierre anterior.

“La debilidad del dólar estadounidense impulsó los precios de la energía, ayudada por los comentarios de Arabia Saudí que sugerían que la OPEP+ no se inclinará por subir la producción debido a los precios del gas natural”, señaló el analista Jeffrey Haley, de la firma Oanda.

Un video HispanTV señala que los precios del petróleo superaron los 80 dólares por barril por primera vez en tres años, y el gas natural y el carbón también alcanzaron picos de varios años. La OPEP tiene previsto reunirse en breve para decidir sobre la liberación de la capacidad de producción sobrante para ayudar a controlar los precios. El experto Alireza Soltani expresó que la OPEP y la OPEP+ parecen haber alcanzado la madurez intelectual en cooperación y están manejando de manera muy inteligente y sabia el mercado petrolero global, en función de intereses a largo plazo y no necesariamente en detrimento de los consumidores. Sin embargo, están preocupados por la perspectiva del mercado petrolero y por eso, tratando de controlar el suministro a los mercados mundiales a pesar de las expectativas y pese a la presión de EE.UU. y algunos países industrializados”.

 La Administración de Trump había mantenido los precios del petróleo por debajo de 60$ por barril porque, según su visión de imperio económico esto era lo que a iba a convenir más a su hegemonía. 

El jefe del instituto de estudios internacionales de energía, Mohamad Sadegh lo explica así: “La Administración Trump estaba a favor de las sanciones porque quería encontrar un mercado para su petróleo y gas, bajo su estrategia de dominio energético. Si eso no sucediera, el aumento de la oferta de EE.UU. resultaría en un desequilibrio en los precios, que como resultado bajarían y ese resultado sería adverso para el dominio energético de EE.UU. En caso de que los precios subieran, los consumidores estadounidenses estarían en desventaja. Por eso Trump había alcanzado un rango de precios de entre 45 y 65 dólares. La Administración Biden publicó su estrategia de Seguridad Nacional en marzo de 2021, en la que señala que busca la transición hacia las energías renovables, un nuevo sistema que es una nueva y seria amenaza a los precios”.

Relación con China 

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Cungying, afirmó que China sostiene y sostendrá con países sancionados como Venezuela e Irán las relaciones comerciales legales que los países consideren, de acuerdo a su soberanía. 

Sin embargo, EE.UU. sabe cómo usar ardides para dificultar las transacciones entre socios que no son afines a sus demandas de control mundial. 

En video de Nexo Latino  se muestran las declaraciones de la vocera Hua, diciendo que “China se opone firmemente a las sanciones unilaterales e insta a EE.UU. a eliminar la ‘jurisdicción de brazo largo’ sobre empresas e individuos. Los agentes de EE.UU. no interceptan los envíos de petróleo iraní o venezolano dirigidos a China, pero dificultan los procesos al prohibir que los ciudadanos y las empresas traten con ellos, lo que los convierte en parias de los bancos occidentales”.

Las sanciones contra Venezuela, Irán e incluso China, han producido un eje alineado no necesariamente contra EE.UU. sino más bien a favor de los pueblos y del comercio de cada nación. 

Quienes han sido sancionados tienen en común la necesidad de sortear estas medidas que asfixian a los pueblos y que descaradamente EE.UU. recrudece cuando estos no se doblegan o entregan sus recursos. 

Otro reportaje de HispanTV habla de las limitaciones de las sanciones, según una analista del Centro de Geoeconomía de Atlantic Council. “Una empresa de logística china jugará un papel clave en el suministro de petróleo de Irán y Venezuela, incluso después de que Washington la incluyó en la lista negra hace dos años por el negocio de crudo iraní bajo el régimen de sanciones. Esto resalta las limitaciones del sistema de sanciones de EE.UU., según los analistas. Julia Friedlander dijo que este tipo de eventos muestran la existencia de límites en lo que pueden hacer las sanciones de EE.UU., en especial cuando se dirigen a varios actores con ideas afines o selectivamente afines, como los comerciantes de petróleo. Por lo tanto, incentiva esos ejes alternativos de resiliencia”.

Otras áreas de cooperación entre irán y Venezuela son la gasolina y comercio. Aunque la cooperación entre Caracas y Teherán es estrecha, se ha incrementado a raíz  de la agudización de las medidas coercitivas unilaterales sobre Pdvsa y las compañías iraníes por parte de la administración Trump en 2019.

Aunque en apariencia la Casa Blanca no impuso sanciones a las dos naciones por los mismos motivos, sí se planteó el mismo objetivo estratégico: usar el crudo como arma política.

Un  video del canal internacional ruso RT ahonda en el tema:

“El objetivo es lograr que ningún país del mundo le compre petróleo a Irán. El politólogo Konstantín Símonov señaló que a la llegada de Trump procuró favorecer a los productores internos de hidrocarburos y volvió al embargo contra Irán. “EE.UU. es extremadamente pragmático: si es beneficioso, hay que hacerlo”. Pero esta vez, Washington está más solo porque importantes países de la Unión Europea señalaron  explícitamente que buscan un mecanismo para eludir las sanciones y seguir negociando con Irán. Ahora el foco está en Venezuela, que si bien hoy no es un productor relevante, sí tiene las reservas de petróleo más importantes del mundo. EE.UU. es uno de los países que más consume energía y por ello sus decisiones tienen más que ver con intereses concretos que con el ideal abstracto de libertad”.

En 2020, aún con la pandemia de covid-19, Washington no escatimó en esfuerzos para doblegar a Caracas y conseguir el ansiado «cambio de régimen». Con una producción petrolera en picada y una industria imposibilitada de maniobrar por causa del asedio estadounidense, la escasez de combustible se hizo moneda corriente en Venezuela. 

En abril de ese año, el gobierno del presidente Nicolás Maduro denunció que el bloqueo naval le imposibilitaba la adquisición de combustible y químicos necesarios en el mercado internacional. 

Pérez Pirela reflexionó sobre lo que hubiese pasado si el pueblo venezolano no hubiese resistido a los atropellos de Trump, a los intentos de invasión, magnicidio, bloqueo, sanciones, acoso mediático y diplomático, etcétera. “La verdad es que EE.UU. y sus aliados perdieron la guerra de la violencia y del acoso”, aseguró.

Un reportaje de Telesur recuerda cómo el bloqueo naval a Venezuela afectó la producción de gasolina. 

“Este perverso plan de bloqueo naval y el amedrentamiento recurrente que ha venido realizando contra potenciales proveedores del país está impidiendo el suministro de aditivos químicos, insumos y repuestos necesarios para el proceso de producción del combustible que es distribuido a nivel nacional”, dice el ministro Tareck el Aissami. El locutor de Telesur añadió que contrario a lo que señalan sectores violentos de la oposición, las llamadas sanciones de EE.UU. tienen un impacto contra todo el pueblo, incluso contra las reglas de libre mercado que estos sectores defienden al inhibir a los proveedores hacer negocios con Venezuela”.

Cuando Irán trató de auxiliar a Venezuela, tribunales estadounidenses dictaron órdenes de confiscación contra buques iraníes que se dirigían a Venezuela con gasolina y aquilatos necesarios para su refinación. 

“Así como se oye: un gris juez de un pueblo de EE.UU. se permite tomar una medida para robarse un tanquero lleno de gasolina”, rememoró Pérez Pirela.

Un video de la sección Tienes que verlo de LaIguana.TV  refresca este episodio. El analista Erick Rodríguez enumera las medidas coercitivas tomadas por jueces y fiscales internos de EE.UU. para incautar los cuatro barcos que venían de Irán hacia Venezuela, creando un clima de hostigamiento que puede llevar a una situación de conflicto. “Ellos pretenden justificar diciendo que Venezuela tiene una alianza con la Guardia Revolucionaria Islámica y que es de naturaleza terrorista”, advierte.

Empero, los cálculos de los funcionarios trumpistas fallaron. Varios tanqueros iraníes evadieron la persecución y el acoso de buques estadounidenses en alta mar y lograron arribar a puertos venezolanos cargados de combustible e insumos necesarios para la reactivación de importantes refinerías en el país. “Impresionante, en pleno siglo XXI, barcos mercantes escapando de los piratas gringos”, puntualizó el presentador.

Otro trabajo de Telesur, mostró como arribaron a Venezuela dos de los cinco buques iraníes con combustible. “Los tanqueros son parte de la política estratégica de cooperación de las dos naciones para enfrentar las medidas coercitivas de EE.UU. El tanquero Fortune inició su descarga de combustible en la refinería El Palito, en Carabobo, mientras un segundo tanquero entró en la mañana en aguas territoriales venezolanas. Ambos fueron escoltados por embarcaciones, aviones y helicópteros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en acciones de protección que incluirán a los tres barcos restantes. Los buques salieron de puertos iraníes a mediados de mayo y transportan 1,5 millones de gasolina y aditivos.

Tras concretarse la operación, el presidente venezolano agradeció la solidaridad iraní, mencionó un plan interno de resistencia frente a las sanciones, defendió el derecho de Venezuela a comerciar libremente y acusó al Gobierno de EE.UU. de perpetrar crímenes de lesa humanidad contra la nación suramericana. 

En imágenes de RT, Maduro agradeció a Irán el envío de varios petroleros a Venezuela, tal como lo había hecho Venezuela con Irán, en tiempos de Hugo Rafael Chávez Frías.

“Quiero agradecer, una vez más, al pueblo de la República Islámica de Irán, al gobierno del presidente Rohaní, al líder supremo, el ayatolah Jamenei, nuestro querido amigo, por su disponibilidad, solidaridad y valentía, que ha permitido que ya hayan llegado tres buques con la gasolina y los insumos para la reactivación de las refinerías. Han perseguido durante más de un año todos los barcos de gasolina y las importaciones de insumos para producirla localmente. Eso llegó a su punto culminante en febrero y marzo y hemos resistido con un plan para los servicios fundamentales, pero no nos quedamos solo en la resistencia. Hemos ido a la batalla por pasar a la contraofensiva  y garantizar el abastecimiento de gasolina, como se lo vamos a garantizar. Venezuela y todos los pueblos del mundo tenemos derecho al comercio, a comprar y vender en el mundo todo lo que necesitemos. No puede ser que el gobierno imperialista de Donald Trump, en conchupancia con la oposición golpista, extremista, antivenezolana del guaidosismo, persigan todos los días el alimento, la medicina, la gasolina. No puede ser, es un crimen de lesa humanidad el que cometen contra el pueblo de Venezuela y así lo vamos a llevar a la Corte Penal Internacional”.

La ruta Caracas-Teherán también se ha alimentado en fechas recientes del comercio de comestibles. En julio de 2020, como parte de una alianza entre empresarios venezolanos e iraníes, se inauguró en caracas el hipermercado Megasis, donde se ofrecen tanto mercancías criollas como de la nación persa. 

Otro titular de LaIguana.TV reza: Con 3 meses de preparación: así fue inaugurado el supermercado iraní, Megasis.  Según la nota, Hojjatolla Soltani, embajador de Irán en Venezuela, destacó que la apertura de este gran centro de expendio de alimentos, el primero con capital iraní en América Latina, «demuestra que las sanciones unilaterales del imperio no funcionan, que ahora la comunidad internacional en general, y muchos países revolucionarios en especial, no respetan esas sanciones unilaterales».

Presentó un video de Madelein García en el que se reseñaron los últimos minutos antes de la inauguración del supermercado. “No es poca cosa, dos países asediados, Irán y Venezuela se unieron en defensa de su libre comercio, pero fueron los empresarios privados iraníes y venezolanos los que dieron el paso al frente. El embajador dijo que el mensaje es que las puertas del mundo no están cerradas por las sanciones de EE.UU. Sí causan problemas y dificultades, pero siempre hay caminos y rutas para superar esos obstáculos”. Se indica que la inversión fue de 10 millones de dólares y cerca de 5 mil productos entre iraníes y venezolanos, 150 proveedores de ambos países

No se trata de una iniciativa aislada, sino de esfuerzos de cooperación sostenidos. Tras la ya mencionada reunión bilateral con su par venezolano, Félix Plasencia, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, aludió a la creciente disponibilidad de productos iraníes en Venezuela, lo que en su criterio implica una oportunidad para ampliar los lazos comerciales.

Asimismo, el funcionario mencionó que se abriría el compás para que empresarios venezolanos tuvieran ocasión de hacer negocios en Irán junto a sus pares locales.

Un video  de la Cancillería, muestra la intervención del ministro iraní en este reciente encuentro:

“Nosotros estamos listos para colaboraciones bilaterales, nos encontramos con que las mercancías iraníes están al alcance de la gente en diversas ciudades de Venezuela. Es una oportunidad para los comerciantes iraníes y para el desarrollo de las relaciones comerciales entre ambos países. Igual y mutuamente hay nichos preparados para invertir en la República Islámica de Irán que vamos a informar con detalles. Les digo al sector privado de Irán que Venezuela es una nueva oportunidad para el desarrollo de las colaboraciones en diferentes  campos”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook