Una profesora de arte de una universidad en Massachusetts (EEUU), ha sido condenada a entre 10 y 12 años de prisión por el intento de asesinato de una compañera docente en un caso de amor no correspondido.

Tal y como recoge TooFab, Rie Hachiyanagi, de 50 años, que daba clase en el Mount Holyoke College en South Hadley, sometió a su compañera Lauret Savoy a una sesión de tortura de cuatro horas en su casa, golpeándola con una piedra, un atizador de fuego y unas tijeras de podar, todo porque Savoy no tenía los mismos sentimientos por Hachiyanagi.

El ataque tuvo lugar el 23 de diciembre de 2019, cuando Hachiyanagi apareció en la casa de Savoy, alegando que necesitaba apoyo emocional por una ruptura. Pero tan pronto como Savoy dejó entrar a su amiga de 14 años, notó que repetidos golpes en la cabeza con «algo duro».

Durante lo que se convertiría en una sesión de cuatro horas, Savoy le preguntó a su agresora por qué la estaba atacando; según el informe policial, Hachiyanagi le dijo que la había amado durante muchos años y que Savoy debería haberlo sabido.

Las dos nunca habían tenido una relación sentimental; en el momento del ataque, Savoy tenía una relación a largo plazo con un hombre. Sin embargo, en lo que el juez describiría más tarde como «notable presencia de ánimo», Savoy logró convencer a Hachiyanagi de que la amaba y pidió ayuda.

Hachiyanagi se mostró reacia al principio, insistiendo en que Savoy le diría a alguien lo que había pasado y que iría a la cárcel, donde se suicidaría; luego continuó atacándola con el atizador de la chimenea.

Pero finalmente, Savoy convenció a su agresora; Hachiyanagi llamó a la policía y les dijo que Savoy había sido atacada por un asaltante desconocido. Dijo que la encontró semiconsciente en un charco de sangre. Savoy tenía varios huesos rotos alrededor de la nariz y los ojos, y varios pinchazos y laceraciones en la cabeza y la cara. Más tarde le dijo a la policía que creía que iba a morir esa noche.

Cuando llegó la policía, Savoy no delató a su atacante por temor a que la atacara de nuevo o que incendiara su casa. Más tarde dijo a los investigadores que temía que Hachiyanagi apareciera en el hospital.

Cuando Hachiyanagi fue arrestada más tarde ese día, estaba en posesión de las llaves, las gafas y el teléfono de Savoy.

Tras haberse declarado inocente inicialmente, Hachiyanagi cambió su declaración de culpabilidad a tres cargos de asalto armado con la intención de asesinar a una persona mayor de 60 años; tres cargos de asalto y agresión con un arma peligrosa a una persona mayor de 60 años; y un cargo de invasión de hogar, caos y entrada en la noche con la intención de cometer un delito grave.

La sentencia del juez

En su sentencia, el juez Francis Flannery dijo que encontró el caso preocupante porque la defensa presentó evidencias de que Hachiyanagi era una compañera respetada, una artista talentosa, una buena amiga y una persona amable sin antecedentes penales.

«Pero por otro lado, tengo a esta acusada, que trató de torturar hasta la muerte durante cuatro horas a alguien que no era una enemiga, pero sí una amiga», dijo el juez en la sentencia.

«Este es uno de los hechos más horribles que he escuchado y soy juez de un tribunal superior», añadió. Antes de dictar sentencia, elogió a Savoy, que estuvo presente en el tribunal, por su valentía al luchar contra alguien que intentaba matarla.

«La profesora Savoy es sin duda una víctima de un crimen horrible, pero eso no es lo que voy a recordar», dijo. «Voy a recordar que tuvo la presencia de ánimo y el coraje para convencer a su atacante de que no la matara», añadió Flannery.

«Como su cuerpo le estaba fallando, usó su mente para salvarse a sí misma. Eso es extraordinario», concluyó el juez.

(20 Minutos)

Comentarios Facebook