Desde simples cambios en la alimentación hasta alteraciones en las células, en la actualidad existen varios métodos que podrían ayudar a alargar los años de vida. Hoy, te contamos cuáles son los cinco más prometedores.

  1. Nutrición y estilo de vida

De acuerdo con un estudio, en el marco del cual se observaron los hábitos de grandes grupos de personas comunes, cambios sencillos en la vida diaria podrían impactar directamente nuestra longevidad.

La investigación ha revelado que mantenerse en el peso recomendable, no fumar, restringir el consumo de alcohol y comer al menos cinco porciones diarias de fruta y verduras puede aumentar la esperanza de vida de las personas entre siete y 14 años, si se compara con aquellas que fuman, beben demasiado y tienen sobrepeso.

Una opción un poco más radical es la restricción en el consumo de calorías, la cual se mostró capaz de mejorar la salud y prolongar la vida en ratones y monos, si se mantiene una dieta equilibrada, detalla The Conversation.

Además, los científicos sugieren que algunas versiones menos extremas del llamado ayuno intermitente podrían reducir el riesgo de que las personas de mediana edad contrajeran enfermedades relacionadas con la edad.

  1. Actividad física

Una investigación llevada a cabo en 2012 reveló que la falta de actividad física es responsable de aproximadamente el 10% de todas las muertes prematuras por enfermedades crónicas, como las enfermedades coronarias, diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer.

«Si mañana todos en la Tierra hicieran suficiente ejercicio, el efecto probablemente sería aumentar la esperanza de vida humana saludable en casi un año», subraya TC.

El medio pone de relieve, sin embargo, que el exceso de ejercicio tampoco es bueno para el organismo, ya que, además de lesiones, puede resultar en una inhibición del sistema inmunológico y un aumento en el riesgo de enfermedad de las vías respiratorias superiores.

Cerca de media hora diaria de actividad física moderada a vigorosa es suficiente para ayudar a mantener saludables a la mayoría de las personas. Además de ponerte más fuerte y en forma, reduce la inflamación dañina e incluso mejora el estado de ánimo. Todo esto puede llevar a una vida más larga.

  1. Estimulación del sistema inmunológico

La práctica deportiva y la buena alimentación, sin embargo, no son suficientes para impedir que el sistema inmunológico se vuelva menos efectivo a medida que uno envejece. Esto se debe, en parte, a que el timo, un pequeño órgano en la garganta, pasa a disminuir a principios de la edad adulta. Es justamente en este órgano en donde unos agentes inmunes llamados células T aprenden a combatir las infecciones.

«El cierre de un ‘centro educativo’ tan importante para las células T significa que no pueden aprender a reconocer nuevas infecciones o combatir el cáncer de manera eficaz en las personas mayores», explica TC.

Mantener ideales el nivel de los nutrientes, en particular las vitaminas A y D, es una manera de colaborar para el buen funcionamiento del sistema inmune. Según The Conversation, un área de investigación prometedora en este sentido es el desarrollo de fármacos que contengan una molécula llamada IL-7, la cual ayuda al cuerpo a producir más células inmunes.

  1. Células rejuvenecedoras

En un estudio llevado a cabo el 2009, un medicamento llamado rapamicina o sirólimus fue capaz de hacer que los ratones vivieran más tiempo y se mantuvieran más saludables. El fármaco inhibe una proteína clave llamada mTOR, la cual actúa en la respuesta de las células a los nutrientes, el estrés, las hormonas y el daño.

«En el laboratorio, medicamentos como la rapamicina hacen que las células humanas senescentes (envejecidas) se vean y se comporten como si fueran más jóvenes», detalló el medio.

Todavía es temprano para emplear este medicamento en el combate de la vejez, pero un nuevo ensayo clínico se llevará a cabo para comprobar si dosis bajas de la rapamicina realmente pueden retrasar el envejecimiento en las personas.

  1. Eliminación de células viejas

Otra manera prometedora de alargar la vida es eliminar del todo las células senescentes del organismo. Diversos estudios han mostrado que los fármacos que ‘matan’ estas células en los ratones hace que estos animales tengan mejoras generales en la salud. Y como los ratones no mueren de enfermedades, también terminan viviendo más tiempo.

El uso de estas drogas en humanos en un pequeño ensayo clínico ha mostrado que pueden tener efectos similares en los humanos. Todavía se necesitan, sin embargo, más investigaciones para comprobar su eficacia.

(Sputnik)

Comentarios Facebook