A un año y medio del inicio de la pandemia de coronavirus y sus implicaciones, vamos percibiendo y -en el mejor de los casos- reconociendo las consecuencias de lo que creímos resguardo: la sobreexposición a contenidos digitales.

En tres entregas, la periodista e investigadora Naile Manjarrés ha explicado los efectos de llevar tanto tiempo expuestos a la indigestión de información  y contenidos no siempre beneficiosos. Esto se percibe en tres niveles: los tipos de contenidos a los que estamos expuestos (entretenimiento digital barato), la adicción de los niños y adolescentes a las herramientas digitales (además de su poca tolerancia a la vida real en la cotidianidad) y el agotamiento de los creadores y difusores de información obligados a responder a las demandas de consumidores adictos a lo «nuevo» y viral.

¿Por qué reconocidos youtubers e influencers deciden renunciar en su momento de mayor popularidad?

Aquí entran la sobreexposición pública, la pérdida del anonimato, la caída de ingresos, cansancio y la tan en boga: ansiedad. Se suma la obsesión por no perder el interés de los demás ¿cómo mantenerlo si ya contaste todo? No solo lo que sabes o crees saber, si no tu vida, tus experiencias pasadas y presentes, tus proyecciones de futuro; ya mostraste lo que comiste, lo que hiciste desde que despertabas hasta que dormías, ya vimos todo, llegado a un punto se preguntan ¿qué más hacer para llamar la atención y ganar vistas sin perder la dignidad en el camino?

Las exigencias de los consumidores no parecen respetar ni hacer amigable la rutina de escribir, grabar, editar, promover, y volver a comenzar pues ellos mismos están sometidos a un círculo vicioso: despertar, revisar, hacer ‘scroll’ consumir y comentar. Por otra parte, las grandes plataformas de entretenimiento tienen su propio ciclo: crear- copiar y bombardear.

Es tóxico: el momento en el que te rompes es el momento en el que el algoritmo más te quiere

Esto ya lo resienten los creadores de la plataforma china TikTok que cada vez exige más y más contenidos digeribles en no más de 60 segundos. ¿Es este tiempo suficiente para orientar a los adolescentes sobre todo lo que no conocen? ¿O los están condicionando a repetir respuestas light prefabricadas?

Si la pandemia de COVID-19 en sí misma ha funcionado como mecanismo de control e hipervigilancia poblacional, de cara a los creadores de contenidos, coach, gurús y exponentes la  hiper comunicación y sobreexposición mediática también está haciendo honor  la teoría Darwinista de la evolución, pero con una variante: la supervisión no del más sano, ni del más fuerte, sino  del que lo aparente.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook