Otro buque iraní descarga este miércoles 2,1 millones de barriles de condensado en un puerto venezolano en virtud de un pacto firmado entre ambos países.

Se esperaba que el petrolero Dorena, de bandera iraní, que llegó el lunes a las aguas venezolanas, comience a ser descargado este miércoles en un puerto de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), informó el martes la agencia británica de noticias Reuters, citando un documento de la mencionada empresa estatal venezolana.

Se trata del segundo cargamento de condensado iraní que ha llegado a Venezuela, según el documento, que no detalla el nombre del proveedor.

Las compañías petroleras estatales sancionadas por Estados Unidos de ambos países, PDVSA y la Compañía Nacional Iraní de Petróleo (NIOC, por sus siglas en inglés), suscribieron el mes pasado un contrato de seis meses en su primera fase, para intercambiar condensado iraní por crudo pesado venezolano en una estrategia para hacer frente a las inhumanas sanciones de Estados Unidos.

En el marco de este acuerdo, según la agencia Reuters, el primer cargamento zarpó de Venezuela en septiembre en el petrolero iraní Felicity. Luego, Irán suministró a PDVSA un primer cargamento de condensado en el petrolero Dino I, que zarpó de regreso la semana pasada con crudo venezolano.

Incluso bajo la atenta mirada de Washington, Irán y Venezuela han fortalecido su cooperación desde el año pasado. La República Islámica ha enviado alimentos, piezas de refinería, condensado y combustible, recibiendo a cambio petróleo crudo y otras materias primas de Venezuela.

A principios de este mes, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hosein Amir Abdolahian, anunció en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo venezolano, Félix Plasencia, en Teherán (capital persa), que los dos países firmarán un acuerdo de cooperación de 20 años cuando el presidente venezolano, Nicolás Maduro, visite Teherán en “los próximos meses”.

El mes pasado, un portavoz del Departamento del Tesoro de Estados Unidos afirmó que Washington estaba “preocupado” por los informes de que Irán y Venezuela habían llegado a acuerdos importantes para aumentar su cooperación en el sector petrolero.

El suministro de condensado de Irán puede ayudar a Venezuela a aumentar sus exportaciones de crudo, ya que el país necesita los ingresos para mejorar una economía que ha sufrido debido a las sanciones de Estados Unidos.

Tanto Irán como Venezuela han logrado resistir las presiones económicas, encontrando gradualmente formas de sortearlas.

(HispanTV)

Comentarios Facebook