La Fiscalía boliviana ha anunciado este viernes que el exjefe del Departamento de Armamento y Equipo del Comando General de la Policía del país, William E.F.E., fue detenido el jueves bajo acusaciones de haber trasladado “agentes químicos” de Ecuador a Bolivia para reprimir las protestas tras el golpe de Estado en Bolivia, en noviembre de 2019.

“El Ministerio Público ha procedido a la aprehensión del exjefe Encargado de Armamento y Equipo del Comando General de la Policía en el sentido de que se ha abierto una investigación denominado gases préstamo de Ecuador”, ha informado el fiscal departamental de La Paz, William Alave, durante una rueda de prensa.

Según ha detallado Alave, sobre el detenido pesan cargos de tráfico ilícito de armas, tenencia, porte o portación, así como el uso de armas no convencionales e incumplimiento de deberes, dentro del denominado caso “Gases de Ecuador”.

El fiscal de La Paz ha dado de conocer que el exjefe policial, en la gestión en 2019, habría recibido la orden del comandante de la Policía de esa gestión, Rodolfo Montero, para que “se trasladara a Ecuador, recogiera los agentes químicos de ese país y los trasladara a Bolivia”.

Asimismo, el fiscal coordinador de La Paz, Sergio Bustillos, ha explicado que William E.F.E. trasladó los agentes químicos en un vuelo chárter y los distribuyó a las unidades policiales bolivianas.

“El sindicado habría realizado todo el procedimiento de recojo y entrega de los agentes químicos sin cumplir ningún protocolo, por ello en la presente gestión, autoridades ecuatorianas solicitaron la devolución de estos materiales mediante una nota oficial”, ha señalado.

Tres semanas después de los comicios del 20 de octubre de 2019, el entonces presidente, Evo Morales, se vio obligado a presentar su renuncia debido a un golpe de Estado en su contra. Con la instalación del gobierno de facto se desataron en Bolivia masivas protestas protagonizadas por los partidarios del exmandatario, que exigían su regreso.

Durante el mandato de facto de Jeanine Áñez, quien está en prisión preventiva por sedición y terrorismo en el marco del golpe de Estado, la Policía reprimió fuertemente con armas y agentes químicos las protestas contra el gobierno interino, lo que dejó unas 36 víctimas fatales, más de 800 heridos y 1500 detenidos.

(HispanTV)

Comentarios Facebook