El juez Antonio Dias Toffoli, del Supremo Tribunal Federal (STF), dio 10 días para que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, explique los ataques contra periodistas en Italia durante la cumbre del G20, se confirmó hoy.

Toffoli es el ponente del recurso presentado el lunes en el Supremo por el partido Red de Sustentabilidad (REDE).

«Se solicita información al demandado, en un plazo de 10 días. Después, se abre la vista, sucesivamente, dentro de cinco jornadas al procurador general de la Unión y al procurador general de la República», decidió el magistrado en su orden.

REDE pide que se obligue al jefe de Estado «a adoptar inmediatamente todos los medios necesarios para garantizar el libre ejercicio de la prensa y la integridad física de los periodistas y demás profesionales de los medios de comunicación durante la cobertura de los actos del presidente».

En la semana, reporteros brasileños denunciaron agresiones durante un acto en Roma a favor de Bolsonaro, el 31 de octubre, último día del evento del G20 que agrupa a las 19 mayores economías del mundo y la Unión Europea.

Relataron que ese día el exmilitar abandonó la embajada de Brasil y salió caminando, acompañado por guardias de seguridad y varios partidarios.

En total, siete periodistas permanecían en el lugar de los hechos, tres de los cuales declararon fueron agredidos.

Leonardo Monteiro, de TV Globo, señaló que después de hacer preguntas, mientras el gobernante caminaba, un guardia de seguridad italiano le dio un puñetazo en el estómago y lo inmovilizó.

También Jamil Chade, columnista del portal de noticias UOL, filmó la agresión para intentar identificar al responsable, pero el custodio también le empujó, le agarró del brazo para retorcerlo y le quitó el teléfono móvil. Más tarde tiró el aparato a la calle.

La violencia aparentemente surgió de la molestia por las vejatorias noticias sobre el paso de Bolsonaro por Italia.

En un momento en el que los presidentes de otros países daban conferencias de prensa, el mandatario de tendencia ultraderechista prefirió confraternizar con sus seguidores en la calle.

Los enviados especiales brasileños se acercaron a él para hacerle preguntas y fueron acosados. Cuando el corresponsal de Globo se identificó, escuchó a Bolsonaro decir: «¿Eres de Globo? No tienes vergüenza en la cara».

Ana Estela, del diario Folha de Sao Paulo, refirió que intentó acercarse al excapitán del Ejército, que estaba parado, para tomar imágenes con su móvil, pero también resultó empujada por otro policía italiano.

(Prensa Latina)

Comentarios Facebook