Un estudio elaborado por científicos españoles asegura cómo una dieta rica en ácido palmítico (el componente principal del aceite de palma) altera el genoma del cáncer y aumenta la probabilidad de que se extienda. 

La metástasis es el proceso más temido por los pacientes detectados con un tumor en su organismo. Cuando el foco cancerígeno se disemina por células distintas a donde tuvo su origen, se considera que el cáncer está en fase avanzada. Esta propagación es la causante del 90% de las muertes por cáncer

Un nuevo estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB por sus siglas en catalán) ha logrado detectar qué elemento puede promover la metástasis. Se trata del aceite de palma, un tipo de aceite que se encuentra en multitud de alimentos sometidos a procesos industriales como los precocinados, la bollería industrial y otros productos agroalimentarios procesados. 

Los autores del estudio, publicado en la revista Nature, han realizado experimentos con ratones y han llegado a la conclusión de que una dieta rica en ácido palmítico (el componente principal del aceite de palma) aumenta la probabilidad de que se extienda la metástasis, incluso cuando esta dieta se suministra durante un periodo muy breve de tiempo. La razón por la que se promueve el proceso es porque las modificaciones que genera el ácido graso sobre el genoma de las células metastásicas son permanentes. 

Los científicos creen que una dieta rica en aceite de palma sería perjudicial para el desarrollo del cáncer, incluso si tiene lugar en una fase muy inicial de la enfermedad en la que el tumor primario quizás no ha sido detectado aún. 

Sin embargo, está expansión no ocurre con todos los aceites. Los científicos han observado que esta capacidad colonizadora se adquiere debido al consumo de ácido palmítico (predominante en el aceite de palma), pero no ocurre así con el ácido oleico (muy abundante en el aceite de oliva) o el ácido linoleico (característico de la linaza). Los expertos han empezado a desarrollar terapias para interrumpir este proceso. 

«En 2017 publicamos un estudio sobre que el ácido palmítico se correlaciona con un mayor riesgo de metástasis, pero no conocíamos el mecanismo. En este ya detallamos el proceso, desvelamos que existe un factor de ‘memoria’ de la capacidad metastásica y señalamos una vía terapéutica para revertirlo. Es esperanzador», subraya Salvador Aznar-Benitah, coordinador del proyecto. 

Los científicos han averiguado que hay maneras de frenar las metástasis. ¿Cómo? Bloqueando las células Schwann, que son las que rodean y protegen a las neuronas. El trabajo publicado muestra que, bloqueando las células Schwann por distintas vías, se inhibe la formación de esta red neuronal, y la metástasis no se produce. 

«Este descubrimiento abre nuevos caminos para la investigación y el desarrollo de terapias dirigidas a evitar específicamente la metástasis del cáncer que es, casi siempre, donde reside la mortalidad», concluye la Dra. Gloria Pascual, investigadora asociada del laboratorio de Células Madre y Cáncer del IRB Barcelona y co-primera autora del artículo junto con la Dra. Diana Domínguez. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook