El Gobierno de Cuba, a través de una declaración emitida por el Ministerio de Exteriores, expresó su respaldo a la decisión de las autoridades de Nicaragua de renunciar a su membresía en la Organización de Estados Americanos (OEA). 

«Cuba ratifica su apoyo y solidaridad con el pueblo y gobierno nicaragüenses. El único camino posible es la unidad e integración regional y el compromiso común con la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en La Habana en enero de 2014», expresa el documento, divulgado en la página web de la Cancillería de la isla. 

La víspera, el Gobierno nicaragüense envió una carta a la Secretaria General de la OEA, con sede en Washington, donde expresaron su «indeclinable decisión que da inicio al retiro definitivo y renuncia de Nicaragua» de este organismo regional. 

A su vez, el canciller de esa nación centroamericana, Denis Moncada, en una rueda de prensa efectuada en Managua el 19 de noviembre, acusó a la OEA, y en particular a su secretario general, el uruguayo Luis Almagro, de tener como misión «facilitar la hegemonía de EEUU para América Latina y el Caribe, lo que rechaza Nicaragua». 

La declaración de la Cancillería cubana agrega además que la OEA «fue el instrumento servil de Estados Unidos para orquestar el golpe de Estado diseñado por ese país en el Estado Plurinacional de Bolivia, que incluyó el uso de la violencia contra cargos e instituciones electas». 

«Las relaciones hemisféricas necesitan una transformación profunda basada en el estricto respeto al Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, incluidos los principios de autodeterminación e independencia de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos y la igualdad soberana», añade la nota fechada en La Habana. 

La decisión del Gobierno nicaragüense de salir de este organismo regional se produce días después de las elecciones presidenciales y legislativas celebradas el pasado 7 de noviembre en la nación centroamericana, que fueron desconocidas por algunos Gobiernos y organismos internacionales, y de acuerdo a una resolución de la OEA «no fueron libres, justas ni transparentes, y carecen de legitimidad democrática». 

Nicaragua es el tercer país que se aleja de la OEA, desde su creación en 1948. En 1962, Cuba fue expulsada con el voto de 14 países, y en 2017, Venezuela presentó su carta de renuncia tras también denunciar «injerencia en sus asuntos internos». 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook