Omi Jensen, hija del mánager venezolano Omar Malavé, informó el lunes que la causa de muerte de su padre fue el suicidio. Atravesaba, aseguró la joven, por problemas emocionales, psicológicos y sociales. Así, desmintió los rumores en los que se aseguraba que había muerto por complicaciones asociadas al covid-19.

«Para todos los que se preguntan por qué estoy aquí corrigiendo a las personas sobre la muerte de mi padre, ¡es lo único que puedo hacer para no tener ganas de morir! Todos lidiamos con la muerte de manera diferente y después de perder a mi propio hijo hace 10 años he conocido una mejor manera de enfrentarla», expresó.

«He aprendido a sobrellevar la situación, así que no me estoy encerrando ni ignorando a mi propia familia. ¿¡Crees que quiero atención!? Estás enfermo de la cabeza para pensar eso. ¡Ojalá mi padre no se hubiese suicidado! ¡Eso es lo que yo quiero!», agregó.

La hija de Omar Malavé dijo que la salud mental sigue siendo un tema tabú actualmente, sobre todo en los hombres. «Se les enseña a ignorar sus sentimientos y ser fuertes, pero la realidad es que también tienen sentimientos y emociones. El suicidio viene en todas las edades, sexos y tamaños», afirmó.

“La salud mental es muy importante”

Admitió que no se iba a contener para contar lo que le ocurrió a su padre porque, enfatizó, la salud mental es muy importante y cualquier persona puede atravesar por esos problemas difíciles: «Nunca en un millón de años pensaría que mi padre haría esto, pero lo hizo».

Omar Malavé estuvo en el terreno como jugador o mánager durante más de cuatro décadas, luego de debutar como infielder con Cardenales de Lara y Azulejos de Toronto en 1980. A estas organizaciones estuvo ligado buena parte de su carrera y vivió sus mejores momentos en el rol de estratega e instructor, reseñó la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

Omi expresó que es hora de que comience a hablarse de los problemas de salud mental relacionados con los hombres en el deporte. Y aseguró que conoce a otros profesionales que se encargaron de hacerlo después de que dejaron sus carreras.

El estratega y dos veces campeón en el Beisbol Profesional Venezolano, de 58 años de edad, falleció el lunes en su casa en la ciudad de Dunedin, en Florida, Estados Unidos.

«Papá, sé que estás ahí fuera, la energía nunca muere. Rezo para que seas libre y sientas los rayos del cielo brillar en tu alma. No he dejado de llorar por ti desde que me enteré y no sé cuándo voy a parar. ¡Te quiero más que nunca! Gracias por la hermosa vida que me has dado», dijo la hija en conmovedoras publicaciones en Twitter.

Críticas al beisbol

Omi Jensen relacionó los problemas que atravesaba su padre con su exitosa carrera en el beisbol. Afirmó que en ese deporte se presiona a los jugadores y al personal para «cumplir una fantasía que no existe» solo para conseguir dinero.

«Todo el mundo piensa que ser un jugador de beisbol o un atleta te trae tanto dinero y felicidad, pero eso está lejos de la verdad. Vi a mi papá dar años de su vida a una organización que nunca pensó que era lo suficientemente bueno como para ser algo más que un jugador de ligas menores», afirmó.

Señaló a los fanáticos «devotos» que le lanzaron insultos y objetos cuando no logró ganar un juego. Sugirió a esas personas que comenzaran a vivir su propia vida en lugar de hacerlo indirectamente a través de otra persona. «Mi padre realmente dio su alma por amor al béisbol y es una maldita vergüenza para nosotros», añadió.

La joven también criticó a las personas que aseguran ser amigos de Omar Malavé y que reaparecieron para saber cómo se encontraba.

«Todos los ‘buenos amigos’ de los que no he tenido noticias en años se las arreglan para encontrar mi número y llamarme para ver cómo estoy. ¿Dónde estabas hace 15-20 años? Mi padre no tenía amigos. Solo nos tenía a nosotros», dijo.

Expresó que, por amor al beisbol, los jugadores han perdido sus matrimonios y hasta sus vidas. Calificó de enfermizo que los niños sean sometidos a lidiar con años de tortura sin nunca poder lograr estar a la altura de las expectativas de todos.

En la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, el venezolano dirigió durante 13 campañas con Cardenales, Caribes de Anzoátegui, Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes. Alcanzó dos títulos con los pájaros rojos (1997-1998 y 1998-1999) y el subcampeonato con los capitalinos (2004-2005).

La hija de Malavé, en sus publicaciones, reveló también que en 2015 su madre intentó suicidarse. El hecho le ocasionó a la mujer un daño cerebral. Esa, afirmó, es la vida del beisbol.

«Comparto todo esto contigo con la esperanza de que despiertes y vivas tu vida. Solo porque creas que la vida de otra persona es mejor no lo hace realidad. Este es un proceso de pensamientos negativos dentro de ti. Todo el mundo tiene problemas. Ni siquiera los atletas son inmunes y especialmente sus familias», contó.

«Tantos años vi a mi papá hacer todo lo que estaba en su poder para hacer lo que todos querían para que terminara de esta manera. Estoy harta de que la gente hable en nuestro nombre cuando nadie estuvo cerca. Nadie sabe la verdad excepto nuestra familia», expresó.

Las últimas dos zafras de Omar Malavé como piloto en el circuito local fueron la 2017-2018 y 2018-2019, al frente los bucaneros, señaló la LVBP. Hace meses terminó su participación con los Algodoneros de Unión Laguna en la Liga Mexicana de Beisbol, club que terminó la eliminatoria en el primer lugar.

Formó parte del staff técnico de los Azulejos en Ligas Menores entre 1991 y 2015, y fue coach de primera base en las Mayores durante la temporada 2010. También se desempeñó como entrenador asistente de Venezuela en las ediciones de 2006 y 2009 del Clásico Mundial de Beisbol.

«Siempre extrañaré a la única persona que me entendió completamente. Regrésame a mi infancia, lo haría todo de nuevo solo para tenerte aquí conmigo ahora. Me fui a dormir con lágrimas en los ojos, me desperté con lágrimas en los ojos. Ojalá me despertara y todo fuera una pesadilla horrible. Estoy aquí en Texas mientras todos están en casa en Florida. Me duele tanto el alma y extraño a mi papá increíble. No le deseo este dolor a nadie», expresó Omi este martes.

(EN)

 

Comentarios Facebook