El arquero de la selección de fútbol de Irán Alireza Beiranvand ha entrado en el libro Guinness de los Récords por el saque a una mano más lejano del mundo.

El portero, de 29 años, ha recibido este jueves el trofeo Guinness antes del inicio de sus entrenamientos en el club portugués Boavista.

Beiranvand batió el récord del mundo el 11 de octubre de 2016, en un partido de clasificación para el Mundial de Rusia contra Corea del Sur, al lanzar el balón con la mano a 61,66 metros.

En dicho juego, Irán derrotó 1-0 a Corea del Sur y se afianzó en el liderato del Grupo A de Asia para el Mundial de Rusia de 2018.

Alireza Beiranvand será recordado por siempre en Irán, también, por atajar un penalti del astro portugués Cristiano Ronaldo en la fase de octavos de final de Rusia 2018.

Gracias a esta notable acción, el equipo de Irán pudo evitar una derrota en su partido de despedida del Mundial y pudo mantener, hasta el último minuto.

(HispanTV)

Comentarios Facebook