Facebook inició en Harvard como un proyecto para que su creador, Mark Zuckerberg lograra distraerse y sacarse un desamor de la cabeza. Este proyecto producto de la crisis hoy dirige al mundo. Y no, no somos exagerados, porque como usuarios y ciudadanos con derechos estamos bien entrampados entre Facebook (ahora Meta), su propuesta de Metaverso y por el otro lado, su aparente contraparte: los rusos con Telegram, e incluso el ex presidente de EEUU Donald Trump, con una red social llamada “Truth”.

Justo en el medio estamos nosotros y sobre el impacto de estas ofertas engañosas la periodista e investigadora Naile Manjarrés nos ofrece algunos datos curiosos en esta nueva entrega de Entre Líneas.  

Si algo es gratis, nosotros somos el producto

Rodeados estamos y no solo desde Facebook, sino desde varios frentes: en primer lugar, desde el año pasado el fundador de Telegram, Pavel Durov, aconseja migrar de Iphone a Android para evadir la arbitrariedad de Apple. En segundo término, el Departamento de Justicia de EEUU denunció que  Google  abusa de su posición dominante y tiene un monopolio de búsquedas y publicidad en línea, finalmente en otro escenario, el año pasado el G20 ya nos advirtió, con tiempo, del impacto geoestratégico de la covid-19: la hiperconectividad.

Antes de la renovación de rostro de Facebook ya estábamos imbuidos en un régimen orquestado por lo online y la digitalización. Un gobierno global fundado en un organismo bien alejado del control de los países y de los gobiernos cuyos regímenes tanto señalamos,  pero hasta este 2021, todavía no tenía rostro, ningún grupo terrorista se adjudicaba el crimen.

Desde 2011 Facebook ha hecho el trabajo

La empresa compró Instagram, luego WhatsApp y ahora suma herramientas de inteligencia artificial para la hipervigilancia.  Es decir, así como ha cambiado su cara,
también ha decidido cambiar su máscara y de ahí el cambio de nombre de Facebook a Meta. 
¿A quién convence este lavado de rostro de facebook? A los mismos de siempre que no perderán la oportunidad de abrirse a nuevas experiencias de evasión de la realidad como las que ofrece el recién presentado proyecto de realidad virtual masivo llamado Metaverso.

La realidad que Facebook ha construido y que el Metaverso esconderá

En esta entrega de Entre Líneas apuntamos algunos aspectos indecorosos de lo que ha sido la aparición y permanencia de plataformas como Facebook en nuestra vida. Tanta virtualidad y majestuosidad de efectos especiales sería necesaria para adormecer y ocultar lo poco atractivo de esta realidad.

Facebook necesita meter bajo la alfombra los escándalos por venta y violación de privacidad de 87 millones de usuariosla venta de parcelas de la Amazonía sin remordimientos; su influencia en la llegada de un gobierno ultraderechista y fascista como el de Jair Bolsonaro a Brasil y su promoción de intereses transnacionales que, como Facebook, se dedican a la minería, sólo que la gigante red social practica el extractivismo de datos personales.

Sobre lo que ofrece el Metaverso para ocultar todo este drenaje de información personal y condicionamiento de la humanidad, se podrá indagar en la segunda entrega de Entre Líneas aún por estrenar.  

Por ahora, d
esde sus altas sillas los directivos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que ya no persiguen protagonismos, miran conmovidos la labor que  Facebook ha desarrollado durante años en cuanto a transgresión de los límites de la ciudadanía mundial. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook