Un tatuador de EEUU, que probablemente no se encontraba en las mejores condiciones, realizó una auténtica chapuza en el brazo de una mujer cuando ésta se prestó a que le dibujara uno de sus diseños.

En una publicación en TikTok, una usuaria llamada @itsmehollyholliday, explicó que estaba pasando por la separación de su esposo y que un tatuador local, que ya le había hecho otros diseños, le dijo que le haría una «terapia de tinta».

Así, ambos pactaron que le harían un tatuaje en el que aparecía una pila de libros con diseños de fantasía, además de flores, hojas y estrellas.

«Él comenzó a preparar todo y, como dije, estábamos teniendo una conversación normal, no pensé que nada estuviera mal», dice la mujer en su testimonio en TikTok.

«Lo dibujó, se veía genial, me aseguré de que la ubicación estuviera bien. Todo se veía bien», dice la tiktoker, que también cuenta que al poco todo comenzó a torcerse. Notó cómo el tatuador apretaba el brazo con demasiada fuerza y cómo su cabeza se empezaba a inclinar.

El artista comenzó a «arrastrar las palabras» y ahí la mujer se dio cuenta de que algo no iba bien. «Soy plenamente consciente de que tengo la culpa por no detener al artista antes, pero estaba tratando de no ponerme en una situación en la que podría haber pasado algo peor», aseguraba la tatuada.

Finalmente la mujer consiguió que un amigo la llamara al móvil fingiendo una emergencia para salir de allí sin dar explicaciones y no ha vuelto.

«El tatuador me ha contactado varias veces pidiéndome que regrese y deje que él lo arregle, pero no quiero volver con este hombre», agrega.

El tatuaje realizado es una especie de línea incoherente, como un boceto de lo que debería ser, con una flor apenas esbozada y líneas torcidas. Cabe reseñar que el estropicio se podría arreglar con facilidad, dibujando encima o aprovechando esas líneas.

(20Minutos)

Comentarios Facebook