Esta semana, el presidente del Comité Organizador del Mundial de Catar, Nasser Al Khater, anunció en una entrevista con la cadena CNN que, aunque respetaran la homosexualidad de los turistas que asistan al torneo de futbol en 2022, no permitirán las muestras de afecto en público. A partir de esta declaración, diversos colectivos LGBT han levantado la voz para presionar a la Federación Internacional de Futbol Asociación. ¿Cuál es el objetivo? Lograr que la FIFA le quite la sede del Mundial a un país que no respeta los derechos humanos y las libertades individuales.

Qatar contra la comunidad LGBT

Este viernes, diversos colectivos LGBT han lanzado fuertes mensajes a la FIFA para que le quite la sede del Mundial de 2022 a Catar. La polémica entrevista en CNN ha provocado críticas e indignación a nivel internacional. En ella, el presidente del Comité Organizador del torneo, Nasser Al Khater, garantizó que los turistas homosexuales no deben tener miedo de visitar Catar; sin embargo, también señaló que el gobierno de Catar no quiere muestras de afecto en público.

“Catar es como cualquier otra sociedad en el mundo. Es una sociedad tolerante y hospitalaria. Todo el mundo es bienvenido, pero las muestras de cariño en público están fuera de lugar. Nosotros no las aprobamos y están mal vistas. Catar es un país modesto y eso es lo que debe ser respetado. Fuera de eso, las personas son libres de vivir su vida. Las muestras públicas de afecto, no las aceptamos. Reitero, las muestras de afecto en público están mal vistas. Catar y los países vecinos somos mucho más conservadores y por eso pedimos a los aficionados que respeten las diferentes culturas. Esperamos que nuestra cultura sea respetada. Creemos que los aficionados la respetarán. Muchos países en el mundo son conservadores. La noción de que la comunidad LGBT se sentirá insegura en Catar es equivocada”, fue el mensaje del presidente de Nasser Al Khater.

Catar no puede ser sede del Mundial

La Agrupación Deportiva Ibérica LGBT+, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales Intersexuales y más (Felgtbi+), así como la Fundación Triángulo, condenaron este viernes las palabras de Al Khater e hicieron un llamado para que «no se vendan los grandes eventos deportivos a países que no respetan los derechos humanos». Estos colectivos LGBT señalan que en Qatar “las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo” son un delito, con condenas que van desde la cadena perpetua hasta la pena de muerte. De hecho, el código penal de ese país establece que solo el acto de provocar o seducir a un varón a cometer actos de “sodomía e inmoralidad” está castigado con tres años de cárcel.

Por ello, los colectivos LGBT han pedido a la FIFA de nuevo (ya lo hicieron cuando Catar ganó la sede del Mundial en la votación de diciembre de 2010) que cambie el país organizador de este evento deportivo. «FIFA debe retirar la organización del Mundial de 2022 a Catar y comprometerse públicamente con la defensa de los derechos humanos de las personas LGBT en el ámbito del fútbol». Los colectivos aseguran que la celebración de grandes eventos deportivos no ha provocado ningún avance en los derechos de las personas LGBT, ni tampoco de las mujeres. En este sentido, además, consideran que es «intolerable maquillar las violaciones de derechos humanos utilizando el foco y los valores del deporte».

(Cultura Colectiva)

Comentarios Facebook