Moscú condena el nuevo paquete de sanciones occidentales contra Minsk, declaró el Ministerio de Exteriores ruso.

«Condenamos enérgicamente las nuevas medidas restrictivas contra Bielorrusia, que fueron impuestas simultáneamente el 2 de diciembre por Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido y Canadá«, dice el comunicado.

Moscú califica de «ilegítimas» e «inhumanas» las sanciones que afectarán la vida de los ciudadanos bielorrusos.

«Las sanciones impuestas contra Bielorrusia tienen un obvio trasfondo político y son otro ejemplo de la injerencia en los asuntos internos de un Estado soberano», denuncia la Cancillería rusa.

El Ministerio de Exteriores ruso insta a Occidente a «renunciar a la política de doble rasero y aplicar un enfoque civilizado para pasar a una solución práctica de la crisis migratoria, en cooperación con el Gobierno de Bielorrusia».

El 2 de diciembre la UE formalizó las nuevas sanciones contra Minsk, al que responsabiliza de la llegada de miles de refugiados de Oriente Medio y África a la frontera de Polonia, la nueva ruta terrestre de los solicitantes de asilo que buscan entrar en la Unión Europea.

Las medidas anunciadas afectan a 17 individuos y 11 entidades, en relación con la crisis migratoria en la frontera polaco-bielorrusa.

De esta manera, las medidas restrictivas europeas se aplican ahora a un total de 183 personas y 26 entidades del país eslavo.

Los países occidentales comenzaron a imponer sanciones contra Bielorrusia tras las elecciones presidenciales de agosto de 2020, que otorgaron el sexto mandato consecutivo a Alexandr Lukashenko y dieron origen a varios meses de protestas en el país.

(Sputnik)

Comentarios Facebook