La llegada de las terceras dosis ha generado grandes dudas sobre si se debe o no reforzar con la misma vacuna con la que se puso la pauta completa. Un estudio de la prestigiosa revista científica The Lancet, ha asegurado un primer ensayo clínico que ha sido publicado este jueves que combinar vacunas no reduce la posibilidad generar anticuerpos ni produce más efectos secundarios

En el estudio, un ensayo aleatorio de fase 2, han participado 2.878 personas que recibieron la tercera dosis el mes de junio, tras haber recibido dos dosis de ARN mensajero de la vacuna de Pfizer-BioNTech, o de adenovirus de AstraZeneca. 

A todos los participantes se les administró en un periodo de entre 10 y 12 semanas después de la pauta completa, una tercera de alguna de las siete vacunas que se usaron para el estudio: Pfizer, Astrazeneca, Novavax, Janssen, Moderna, Valneva y Curevac. Los datos resultantes mostraron que habían aumentado la inmunidad y no se detectaron efectos secundarios relevantes. 

«Estos datos dotan a los comités asesores de inmunización y a los responsables de la formulación de políticas con información adicional sobre inmunología y reactogenicidad, lo que permitirá flexibilidad para implementar terceras dosis heterólogas u homólogas después de las vacunas iniciales», afirma el estudio. 

Para analizar los diferentes efectos de mezclar las diferentes vacunas, se hicieron hasta 14 combinaciones de vacunas. Los resultados arrojaron que la combinación que más anticuerpos generó fue la mezcla de dos dosis de AstraZeneca con una tercera dosis de Moderna o Pfizer-BioNTech. 

En el aspecto contrario, la única combinación con la que no se obtuvo resultados óptimos sobre la producción de anticuerpos fu la combinación de dos dosis de Pfizer-BioNTech y una tercera dosis de Valneva (vacuna que todavía no está aprobada). 

(20 Minutos) 

Comentarios Facebook