El gato Pisco, que vive en Nueva York, es pelirrojo y tiene unos ojos grandes y suplicantes, igual que el personaje de Shrek 2 al que pone voz Antonio Banderas.

El fotogénico felino se ha convertido en una sensación en las redes sociales con fotos en las que posa con simpáticos disfraces y se abraza a sus dueños.

Ahora tiene más de 615.000 seguidores en Instagram.

El dueño de Pisco explicó que este gato británico de pelo corto solía ser asustadizo, pero que con el tiempo se ha vuelto más dócil: «No quería que lo tomáramos en brazos ni lo tocáramos, pero poco a poco íbamos mostrándole que no pasaba nada y que no lo obligábamos a acariciarlo ni a tomarlo en brazos. Pronto adquirió mucha más confianza y empezó a sentir curiosidad. Y ahora es un superoso de peluche y le encanta abrazar».

Los usuarios de Instagram no se cansan de ver a Pisco e incluso han pedido productos con su imagen.

Sin embargo, los lectores de The Daily Mail insisten en que el gato debe ser normal, solo que sus dueños exageran con el Photoshop.

«Esto tiene que haber sido retocado, sobre todo en lo que respecta a los ojos del gato. Si no es así, lo llevaría al veterinario inmediatamente, ya que ningún gato que haya tenido o conocido tiene los ojos así en circunstancias normales».

«Si sus pupilas son realmente así sugeriría seriamente que tiene un problema de salud».

«¿Está permanentemente asustado o tiene un trastorno ocular? Los gatos no tienen las pupilas tan anchas todo el tiempo».

(Sputnik)

Comentarios Facebook