Después de que Nicaragua rompió sus relaciones oficiales con Taiwán, el Parlamento nicaragüense decidió anular sus acuerdos suscritos con isla.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó el martes la derogación de ocho acuerdos o instrumentos jurídicos suscritos entre Managua y Taipéi, entre ellos, el Tratado de Libre Comercio (TLC), suscrito en diciembre de 2006, el Protocolo de Enmienda del TLC, implementado desde 2009 y la disposición para la Extensión de Visas y Pasaportes, firmada en 2012.

Según el texto aprobado, el decreto de derogación “cubre de forma vinculante, cubre jurídicamente, cualquier acuerdo, tratado, convenio o instrumento que se haya suscrito entre la República de Nicaragua y Taiwán antes del 9 de diciembre del 2021”, la fecha en la que el país centroamericano rompió sus relaciones con la isla.

El órgano legislativo nicaragüense tomó esta decisión, a pesar de que el comercio bilateral entre Managua y Taipéi pasó de 51,97 millones de dólares en 2007, cuando entró en vigor el TLC, y alcanzó los 166,4 millones de dólares en 2020, un 14,03 por ciento más en comparación con 2019, con un balance favorable al país centroamericano, conforme a cifras de la embajada taiwanesa en Managua, la capital nicaragüense, y de la Oficina de Comercio Exterior de Taiwán (BOFT, por sus siglas en inglés).

Todo empezó después de que el canciller nicaragüense, Denis Moncada, anunció el jueves que la Administración del país centroamericano considera a la República Popular China como el único Gobierno legítimo que representa a toda China. Al hacer hincapié en que la isla es parte inalienable del territorio chino, confirmó la decisión de Managua sobre dejar de tener cualquier nexo oficial con Taipéi.

Es más, el jefe de Estado de Nicaragua, Daniel Ortega, celebró el viernes el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el gigante asiático, lo que, a su juicio, viene a fortalecer los lazos de Nicaragua en el plano internacional.

Pekín considera a la isla parte integrante de su territorio, bajo la política de “una sola China”, y ha dejado claro una y otra vez que Taiwán es el tema más sensible e importante en sus lazos con otros países.

Por otro lado, el gigante asiático sigue desafiando a Estados Unidos en el hemisferio occidental y busca acelerar los intercambios y los negocios con América Latina y el Caribe.

(HispanTV)

Comentarios Facebook