#LoÚltimo
"No sé si tengo nietos y no me importa": Anthony Hopkins confesó que no tiene relación con su hija | Colombia: Santos reconoce asesinatos de 40 militantes de Farc | Comando de Falcón impugnará resultados del 20 de mayo e insiste en que se repitan elecciones | Conozca a los diputados electos a los Consejos Legislativos estadales de todo el país (+Link) | Se han registrado 127 réplicas tras el sismo de 4.2 de este miércoles en Valencia | Amenaza con represalias: La reacción de EEUU tras expulsión de sus diplomáticos de Venezuela | Pasó en Zulia: Chofer iracundo apuñaló frente a la Basílica a un funcionario que lo iba a multar | Bad Bunny publicó esta foto en Instagram y fans lo critican por "falta de higiene personal" | Tras elecciones del 20M: Colombia reitera que no designará embajador en Venezuela | Polémica: Esta actriz confesó que realiza favores sexuales para pagar sus deudas (+Fotos) | Actriz porno Mia Khalifa hizo esto con su escopeta para protestar por tiroteos y redes reventaron | Lo que dijo Todd Robinson tras ser declarado persona no grata para Venezuela | “La oposición venezolana es la más estúpida que he conocido jamás”: Analista internacional | "No cumplen estándares internacionales": G7 no reconoce resultado de elecciones en Venezuela | Aerolínea española Plus Ultra desarrollará proyecto en conjunto con Venezuela | Horror en Colombia: Falso sacerdote usaba "agua bendita" para drogar y violar a niñas | Los fake news y la posverdad, aplicado al máximo con Venezuela (+Artículo) | Fermín: Los que estábamos con Falcón no fuimos suficientes para enfrentar la maquinaria chavista | Intolerable: Venamcham apoya las sanciones de Trump hacia Venezuela | Gobierno de Venezuela rechaza pronunciamiento de la Unión Europeo sobre elecciones | Escritor y ganador del Pulitzer: Falleció Philip Roth a sus 85 años | “Me lo reservo”: Fiscal Saab sobre orden de captura contra Julio Borges (+Maduro) |
macabro: lea el modus operandi del "ataque bachaquero" en supermercados del este de Caracas
martes, 18 de octubre 2016
La Iguana Facebook
La Iguana Google Plus

cuadro-food.jpg

Con la esperanza puesta en que en el este de la ciudad se encontrarán con menos colas, en la procura de productos de la cesta básica con precios regulados, muchos caraqueños se han enrumbado hacia los supermercados y cadenas de farmacias ubicadas en las urbanizaciones de ese lado de la ciudad.

 

No obstante, ir hasta Santa Fe, Prados del Este, Colinas de Bello Monte, Cumbres de Curumo, Santa Inés o El Cafetal, no garantiza la compra de productos.

 

Muchas veces, en esas urbanizaciones el camino hacia el café, la leche, el azúcar o la harina de maíz precocida es más tortuoso que en Catia o en el 23 de Enero, pues allá también están presentes los vicios, los bachaqueros y las trampas más utilizadas por los empleados de las cadenas de supermercados.

 

Quienes se aventuran a cruzar la ciudad rumbo a aquellos lares lo primero que se encuentran es con la estigmatización y el desprecio de las personas “bien” que residen en los condominios o quintas asentadas en las cumbres o en las colinas.

 

Es miércoles y un grupo de personas se agolpa frente a un local en la avenida principal de Santa Fe, en el municipio Baruta. Allí queda un supermercado El Patio, donde la tensión y los conatos de revueltas viven en el ambiente.

 

Están vendiendo harina precocida (cuatro kilos por persona), dos jabones de baño, un kilo de detergente en polvo y un litro de aceite a precio nuevo (Bs mil 600), así como dos envases de margarina de medio kilo (Bs mil 500 cada uno).

 

“Los funcionarios de la Policía de Baruta venden los cupos a mil bolívares, mientras que los guardias nacionales colean a cualquier chica bonita que les pela el diente”, denunció una mujer de unos 45 años de edad, aproximadamente, que estaba en el lugar.

 

Una señora denuncia que en esa zona amanece haciendo cola un grupo de mujeres. Esta afirmación parece cierta, pues en el principio de la fila comparten amigablemente unas 15 mujeres, todas con cara de trasnochadas.

 

“Ellas son dueñas absolutas de este supermercado. Ellas deciden quienes compran y quien no. Puras bachaqueras”, denunció la doña.

 

El segundo punto para compra alimentos en Santa Fe está en el centro comercial de esa urbanización, donde queda una sucursal de Excelsior Gama. Allí convergen personas que han viajado desde la periferia de la ciudad, como los Valles del Tuy, de las ciudades Guarenas, Guatire y los Altos Mirandinos. También pululan cientos de bachaqueros de oficio.

 

Los compradores más expertos orientan a quienes llegan al lugar por primera vez. Una mujer joven, por ejemplo, le dice a una señora mayor que cuide su puesto y que entregue su cédula de identidad a un señor moreno de boina azul cuando pase a recogerla.

 

Una vez que el hombre recogió treinta cédulas laminadas, pasó al frente de la cola y se las entregó al efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Luego, megáfono en mano, los militares llaman a los compradores, quienes hacen hasta seis filas pequeñas e ingresan al supermercado donde los empleados le entregaron dos jabones de baño, dos kilos de arroz, cuatro kilos de harina de maíz precocida y dos rollos de papel toalé.

 

—Adentro la cola es descomunal, aunque uno siente que aquí afuera camina rápido. Las cajeras se demoran todo el tiempo que les da la gana, dijo una compradora que sorteó todos los escollos.

 

Los obstáculos de este macabro juego en busca de comida tiene su final en el Central Madeirense de La Alameda, donde una enorme fila crece bajo el sol.

 

“El gerente nos deja aquí todo el tiempo que quiere, y muchas veces dentro del local no hay nada”, se escuchó en la fila.

 

La custodia del orden está a cargo de la Policía Nacional Bolivariana, pero muchos cuestionaron su presencia y pidieron a la GNB.

 

(Ciudad CCS)

sustento-20.jpg