Un posible conflicto entre Rusia y Ucrania podría aumentar aún más los costos energéticos para muchos países, dijo la primera subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath.  

«Las consecuencias [del conflicto entre Rusia y Ucrania] para los mercados energéticos probablemente serían un mayor aumento en los precios del petróleo y el gas y, por lo tanto, los costos de la energía en general para muchos países del mundo», dijo Gopinath en una actualización de Perspectivas de la economía mundial del FMI transmitida en vivo. 

Los precios del crudo subieron más de un 10% desde principios de año, en parte debido a las tensiones geopolíticas por el conflicto de Ucrania. 

«Estamos viendo inflación general prácticamente en todo el mundo y eso ha sido impulsado por aumentos en los precios de las materias primas, los precios de la energía y los precios de los alimentos, especialmente desde el año pasado. (…) Por supuesto que esperamos, toda la comunidad internacional, que pueda haber una solución pacífica a este problema [Rusia-Ucrania]», dijo Gopinath. 

Las naciones occidentales dicen que continúan presionando por una solución diplomática a las crecientes tensiones entre Rusia y Ucrania, incluso cuando las tropas estadounidenses fueron puestas en «alerta máxima» para un posible despliegue en Europa del Este mientras la OTAN envió barcos y aviones de combate adicionales a la región. 

Moscú ha negado repetidamente cualquier intento de atacar a cualquier país, culpando a Occidente por aumentar las tensiones en la región y señalando las actividades militares de la OTAN cerca de sus fronteras. 

A fines de 2021, Rusia publicó sus sugerencias de seguridad para la OTAN y EEUU y solicitó, en particular, garantías de que la alianza no se expandiría hacia el este. 

Se espera que EEUU proporcione una respuesta por escrito esta semana, pero insiste en que no permitirá que nadie cierre de golpe la política de puertas abiertas de la OTAN

(Sputnik) 

Comentarios Facebook