Es bien conocido que Venezuela y Rusia sostienen fuertes relaciones bilaterales en lo económico, político, militar y cultural. En lo ideológico, la parte venezolana apoya las iniciativas prioritarias de Rusia para la prevención de los intentos de glorificación del nazismo, en la esfera de la seguridad de la información internacional y el uso pacífico del espacio exterior.

Por otro lado, la parte venezolana apoya activamente las candidaturas rusas en elecciones para integrar diferentes órganos multilaterales donde este sí tiene influencia y toma de decisión en un mundo que quieran o no es multipolar.

El valor de la palabra y el discurso

Otro punto a destacar es la sinergia en la comunicación entre Rusia y Venezuela. Ambos países tienen un gran rechazo a lo que son los dictados externos, los discursos de doble rasero, y la aplicación de sanciones unilaterales y coercitivas contra otros Estados.  Justamente estos dos países exportadores tienen a sus empresas petroleras y gasíferas estatales comprometidas. Aún así sus códigos son de cooperación y no de subyugación ni de intimidación, a diferencia de lo que le ofrece a Venezuela el ala occidental.

En esta entrega de Entre Líneas se puede constatar cómo no se requiere ser partidario de Rusia o de su presidente Vladimir Putin, porque los hechos cuentan historias. Si bien la carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional sostienen el principio de no injerencia e intervención en asuntos internos de los Estados, EEUU ignora reiterativamente este apartado mientras Rusia lo defiende con una salvedad: el Kremlin asegura que no acude si no lo invitan, pero si lo invitan no escatimará (como ocurrió en Siria para apoyar su gobierno a hacerle frente al terrorismo del Daesh). Volviendo la cara hacia el continente americano, hasta los momentos Venezuela no ha hecho ninguna invitación oficial.

Crisis creativa

Rusia no afirmó ni negó tener intenciones de enviar tropas militares a Venezuela ante una pregunta capciosa, pero algo en lo que sí tienen razón en tener miedo o procurar inyectar en los demás tanto EEUU, como los medios de comunicación y sus operadores políticos al pretender reeditar la tensión de la llamada crisis de los misiles protagonizada por EEUU, Cuba y la URSS, es que los países y sus legítimos gobiernos tienen todo el derecho de solicitar ayuda a otros Estados para defender su territorio y en resguardo de su soberanía eso es totalmente válido en el marco del derecho internacional.

Emergencias verdaderas y falsa autoridad

El sector de la oposición que sí aboga por una intervención internacional contra el Gobierno de Venezuela no a favor del país, y se escuda en el exdiputado Juan Guaidó, se escandalizó por una presunta tentativa de Rusia de enviar tropas militares a Venezuela. Cosa que hay que decirlo: no fue real.

En este capítulo de Entre Líneas mencionamos verdaderas emergencias recientes no solo nacionales sino de impacto global, como lo ha sido la COVID-19, en las que Rusia fue uno de los primeros países que apoyó a la población de Venezuela con su vacuna Sputnik V. Entonces, cabe la pregunta: ¿Juan Guaidó tiene potestad para cuestionar el tipo de ayuda que Venezuela recibirá?

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook