La reciente solicitud de extradición -por parte de Estados Unidos (EEUU)- del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, por sus presuntos vínculos con el narcotráfico, ha puesto sobre la mesa nuevamente sus nexos con algunos personajes de la región. Juan Guaidó, quien dice ser “presidente interino” de Venezuela, no podía ser la excepción. 

El portal de investigación La Tabla fue en el encargado, en esta oportunidad, de recordar los lazos que unen a ambos personajes. Para ello, el medio se trasladó al 2019, cuando Guaidó se autoproclamó en una plaza pública y el entonces presidente centroamericano se sumó a los gobiernos de derecha que apoyaron el supuesto interinato. 

Conversación incluida 

El propio Guaidó se encargó de vociferar que había sostenido una conversación con Hernández. Incluso, agradeció el supuesto apoyo a la lucha contra el narcotráfico por parte del entonces mandatario hondureño.  

“Conversé con el presidente de Honduras. Agradezco su apoyo en la lucha contra el narcotráfico y el respaldo a nuestros migrantes. Urge el gobierno de emergencia nacional en Venezuela para salvar el país. La presión del mundo es vital para lograrlo”, manifestó el exdiputado en Twitter. 

Se empiezan a notar las costuras 

En marzo de 2021, La Tabla reveló algunos aspectos de los nexos del “Clan Guaidó” con las redes del narcoparamilitarismo internacional, sobre todo la enquistada en los más altos niveles de gobierno en países como Colombia y Honduras.  

El vínculo con Honduras, siguiendo siempre a la referida fuente, proviene del abogado Manuel Retureta, quien aparece como firmante del contrato que concretó Guaidó y Juan José Rendón con la contratista de mercenarios estadounidense SilverCorp USA INC (empresa dirigida por Jordan Goudreau) para ejecutar en Venezuela el secuestro y asesinato del presidente de la República, Nicolás Maduro. 

Según La Tabla, el narcotraficante Geovanny Fuentes fue quien pagó personalmente al entonces presidente de Honduras por prestar protección y acceso a un laboratorio de droga, razón por la cual el fiscal de Nueva York Jacob Gutwillig acusó a Juan Orlando Hernández de colaborar con tráfico de cocaína colombiana hacia EEUU. 

“La asociación del capo con el mandatario lo tornó intocable. Era parte del narcoestado hondureño”, dijo el fiscal neoyorquino en esa oportunidad, con base en testimonios de uno de los contadores de las empresas de Fuentes, utilizada básicamente para lavar dólares. 

“Los fiscales consideran a Hernández co-conspirador de Fuentes en el envío de toneladas de droga a EEUU”, reseñó La Tabla en ese momento, tras resaltar que en el juicio se mostraron fotos del hermano y del hijo de Fuentes con Hernández. Las gráficas en cuestión fueron encontradas en el teléfono de Fuentes. 

Así las cosas, La Tabla recordó que en octubre de 2019 Tony Hernández, hermano de Juan Orlando Hernández, fue hallado culpable de narcotráfico “a gran escala” en Nueva York. Los fiscales aseguraban que Tony era intermediario entre Fuentes y el entonces presidente hondureño.  

Los tentáculos de la relación Guaidó-Hernández recae –como se dijo inicialmente- sobre Manuel Retureta, el asesor jurídico del autoproclamado “presidente interino de Venezuela” que fungió como abogado de Tony Hernández en el juicio.

“Precisamente el abogado de Tony, Manuel Retureta, fue el asesor contratado por el gobierno de fantasía de la banda Guaidó para la redacción del contrato con los mercenarios gringos de la compañía Silvercorp USA, de Jordan Goudreau, que organizó la incursión desde Colombia”, acotó La Tabla. 

(LaIguana.TV)

Image

Comentarios Facebook