El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, comparó la operación militar especial de Rusia con el exterminio de los judíos por la Alemania nazi y acusó a los militares rusos de bombardear la ciudad de Umán, «visitada por decenas de miles de peregrinos israelíes». El Ministerio de Defensa ruso no dejó sin respuesta sus declaraciones.

En su discurso ante el Parlamento de Israel, Knesset, Zelenski declaró que Rusia, de hecho, busca borrar de la faz de la tierra al pueblo, la cultura y el idioma ucraniano. También acusó al Ejército ruso de haber bombardeado la ciudad de Umán, bautizada como la pequeña Jerusalén de Ucrania por una gran cantidad de judíos ortodoxos que viven allí.

El Ministerio de Defensa de Rusia tachó de «una mentira cínica» las declaraciones de Zelenski. En una reunión informativa, el ente declaró que se puso en contacto con un miembro de la comunidad judía local, quien afirmó que las autoridades ucranianas utilizaron una sinagoga de Umán como un punto de transporte de armamento y miembros de las unidades ultranacionalistas.

También compartió varias imágenes, captadas el 21 de marzo, en las que se pueden ver a dos grupos de nazis ucranianos congregados frente al templo judío:

«Los nacionalistas cargaron un camión con los bienes, los armamentos y las municiones, que guardaban en el edificio de la sinagoga, después de lo cual los camuflaron con bolsas de basura», explica el organismo.

Las imágenes también revelan que los nacionalistas ucranianos utilizan autobuses escolares para transportar a las milicias y los mercenarios extranjeros.

«Kiev deliberadamente utiliza la sinagoga con fines militares para provocar un conflicto en caso de un ataque y para aumentar la presión política sobre Rusia por parte de las organizaciones religiosas judías», concluye el organismo.

(Sputnik)

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

 

Comentarios Facebook