Irán agregó a otros 15 funcionarios estadounidenses a su lista negra de los involucrados en el terrorismo y las violaciones de los derechos humanos.

El anuncio lo ha hecho este sábado la Cancillería de Irán mediante un comunicado, señalando que los individuos que figuran en la lista han desempeñado un papel en la imposición e intensificación de las medidas coercitivas unilaterales de EEUU contra el Gobierno y el pueblo iraníes.

“Las personas designadas han desempeñado un papel en el apoyo, organización, imposición y también en la intensificación de la imposición de las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos contra el pueblo y el Gobierno de la República Islámica de Irán, y también en el financiamiento y apoyo a grupos y actos terroristas, así como por brindar apoyo a los actos represivos del régimen sionista en la región, en particular, contra el pueblo palestino”, se lee en la nota.

El texto denuncia que las medidas coercitivas de EE.UU. han dificultado la vida de los iraníes, al “privarles del acceso a medicamentos, así como servicios y equipos médicos” especialmente en plena pandemia de COVID-19.

Las medidas restrictivas de Washington, añade el texto, “han puesto en peligro la vida de millones de iraníes” y han socavado sus derechos económicos y sociales. “Tales acciones son una clara violación de los principios fundamentales del derecho internacional y de los principales derechos humanos y un claro ejemplo de un crimen de lesa humanidad”, agrega.

Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha censurado el desempeño de EE.UU. a la hora de “apoyar, organizar y dirigir actos terroristas”. Estados Unidos “financia y proporciona respaldo material, incluidos el armamentístico y el de inteligencia, así como el entrenamiento a grupos terroristas”.

Por todas estas medidas, precisa el comunicado, la República Islámica decidió imponer dichas sanciones “en conformidad con las obligaciones de la República Islámica de Irán frente a las medidas coercitivas unilaterales y en el marco de [el principio de] la acción recíproca”.

En este sentido, la nota reza que “las autoridades pertinentes tomarán las medidas apropiadas para la implementación efectiva de las sanciones estipuladas en la ‘Ley para contrarrestar las violaciones de los derechos humanos y las acciones aventureras y terroristas de los Estados Unidos de América en la región’”.

Irán resta competencia a Estados Unidos para alzar la bandera de los derechos humanos, mientras el propio país norteamericano es autor de crímenes de lesa humanidad.

El país persa incluyó en diciembre en su lista de sanciones a más de 20 personas físicas y jurídicas estadounidenses, entre ellas aquellas involucradas en el campo de los derechos humanos.

De igual modo, el país persa sancionó en enero a 51 funcionarios estadounidenses por su papel en el asesinato del teniente general Qasem Soleiman, excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, promover el terrorismo y violar los derechos humanos.

(HispanTV)

Comentarios Facebook