El coche de Mick Schumacher se partió por la mitad tras un brutal accidente en el GP de Mónaco de F1. El piloto venía rozando de los muros en las últimas vueltas y al final, en la vuelta 27 se le fue el coche y acabó estampado contra las protecciones.

El monoplaza se partió por la mitad pero el piloto salió ileso.

Comentarios Facebook

Lo cierto es que no es la primera vez que el piloto de Haas sufre un accidente de este estilo. En Arabia Saudí ya sufrió un brutal accidente durante la Q2 tras el cual fue trasladado en ambulancia a la clínica del circuito para ser chequeado por los médicos.

Los comisarios sacaron la bandera amarilla tras el accidente de Schumacher en Mónaco pero unas vueltas más tarde mostraron la roja y detuvieron la carrera para retirar el coche.

(Ok Diario)

 

Comentarios Facebook