El viceministro de Exteriores ruso Evgueni Ivanov reprochó a la Unión Europea por la falta de sentido común que cuesta al bloque miles de millones de euros debido a las sanciones impuestas contra Rusia.

«La política de la UE respecto a Rusia acusa un agudo déficit de sensatez y raciocinio», afirmó Ivanov en una entrevista con Sputnik.

El diplomático alegó que Bruselas «persigue el objetivo político de demostrar a toda costa su solidaridad con el régimen en Kiev, presionando cada vez más a Rusia con sanciones ilegítimas».

«Al hacerlo, la UE acepta ignorar las pérdidas milmillonarias que compañías y ciudadanos de Estados miembros sufren como resultado de su actuación miope», señaló Ivanov.

Por lo que respecta a empresas y ciudadanos de Rusia, agregó el viceministro, «los líderes de la UE simplemente no toman en cuenta sus preocupaciones y derechos legítimos».

Numerosos países condenaron la operación militar que Rusia continúa desde el 24 de febrero en Ucrania y activaron más de 7.780 sanciones individuales y sectoriales que buscan elevar el costo del conflicto para Moscú.

Por primera vez las restricciones incluyen la desconexión parcial de Rusia del sistema SWIFT, la congelación de sus reservas internacionales, el embargo sobre la importación de algunos agentes energéticos, así como el cierre del espacio aéreo, puertos y carreteras para transportistas rusos.

El 30 de mayo, el Consejo Europeo acordó que su nuevo, ya el sexto paquete de sanciones contra Rusia incluirá el crudo y los productos petrolíferos exportados a los Estados miembros, con una excepción temporal para el petróleo crudo que se suministra por oleoducto.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, estimó que las nuevas sanciones afectarán con carácter inmediato el 75% del petróleo que la UE importa de Rusia, y el 90% de ese volumen para finales de 2022.

Un plan de contingencia

Además, el viceministro declaró que Rusia tiene un plan de contingencia para evacuar una parte de sus diplomáticos desde países hostiles.

El diplomático constató que las autoridades de algunos países «con elementos rusófobos muy activos» no toman las debidas precauciones para prevenir ataques extremistas a legaciones de Rusia.

«En general, creemos innecesario evacuar en esta etapa a una parte del personal de nuestras legaciones en países inamistosos, pero tenemos desde luego un plan de contingencia por si hay una evolución desfavorable», dijo Ivanov.

A principios de marzo pasado, el Gobierno de Rusia añadió decenas de nuevos nombres a la lista de «países inamistosos» que incluye, en particular, a Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Noruega, Nueva Zelanda, elReino Unido, Singapur, Suiza, Taiwán, los 27 miembros de la Unión Europea y Ucrania.

Aumento de incidentes cerca de embajadas rusas

El número de incidentes cerca de las embajadas rusas superó el millar en los primeros cinco meses del año en curso, añadió Ivanov.

«Desde el inicio de la operación militar especial en Ucrania, la cifra de diferentes manifestaciones y actos extremistas llevados a cabo cerca de las embajadas y las oficinas consulares rusas ha aumentado drásticamente. Si en 2021 hubo alrededor de 300 incidentes de este tipo, en los primeros cinco meses de este año su número ya ha superado los 1.000 y sigue creciendo», dijo.

En este contexto, señaló, se tomaron medidas adicionales para reforzar la seguridad de las misiones diplomáticas rusas, los empleados y miembros de sus familias.

Rusia, continuó, responderá a cualquier acción hostil llevada a cabo contra sus misiones.

(Sputnik)

Comentarios Facebook