El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, no dejó claro si devolvería en control de la empresa colombo-venezolana Monómeros al Estado venezolano, pero sí dijo que está dispuesto a reevaluar la tenencia de la misma, con base en el beneficio que representaría para el nuevo gobierno. 

¿Para qué queremos a Monómeros? No es para entregársela a un funcionario público colombiano para que la privatice y se quede con esa empresa. Queremos a Monómeros es si se puede mantener la traída de la urea a precios módicos, como era antes, y, por tanto, poderle bajar los precios a los fertilizantes”, dijo Petro en entrevista a W Radio.

Recordemos que Monómeros, filial de Pequiven, y robada durante la supuesta “gestión” de Juan Guaidó pasó a manos de Colombia en enero de 2022. Así lo confirmó la Superintendencia de Sociedades, ente que ratificó la toma de control sobre la compañía agroindustrial.

La Resolución, publicada en ese momento por la Superintendencia, indica que se desestimaron los recursos que la compañía había presentado. En consecuencia, el organismo sostiene la decisión al supuestamente observar que “se mantienen” las situaciones que fueron consideradas en un principio para declarar el sometimiento de control. 

“Lo primero, en virtud de la información financiera y la falta de efectividad de las licencias Ofac (Oficina de Control de Bienes Extranjeros); lo segundo, debido a la efectividad de las medidas de control interno”, recalcó el organismo en una resolución fechada del 31 de diciembre de 2021. 

Para justificar el despojo de la empresa, incluso, el organismo indica que darán “mayor grado de supervisión con el fin de salvaguardar el interés de terceros y acompañar el proceso de normalización de la Sociedad como unidad productiva y fuente generadora de empleo”. 

Ahora bien, este pretexto dónde queda ahora que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) otorgó a la productora de fertilizantes Monómeros Colombo-Venezolanos la extensión de una licencia para realizar transacciones internacionales hasta el 30 de junio del año 2023.

La licencia, entre otras cosas, exceptuaría “el débito de cualquier cuenta bloqueada, la entrada de cualquier sentencia u orden que efectúe una transferencia de bienes bloqueados, o la ejecución de cualquier sentencia contra bienes bloqueados”.

En la misma entrevista a W Radio, Gustavo Petro aseguró que “con lo que hizo el actual presidente [Iván Duque] lo que perdimos, la materia prima fundamental. Como se perdió, vino un estrangulamiento financiero, de acuerdo a mis informes, más por culpa de funcionarios colombianos. La empresa terminó, prácticamente, cerrando sus operaciones y perdió el mercado que había en Colombia”.

Días atrás, el gerente general de la compañía, Guillermo Rodríguez, manifestó su respaldo al plan del nuevo gobierno y su disposición de establecer un diálogo. 

Propios integrantes de la oposición han denunciado la corrupción que ha imperado en dicha empresa desde que Guaidó le puso las manos. Uno de ellos es Humberto Calderón Berti, quien se lanzó en contra del prófugo de la justicia venezolana Leopoldo López y aseguró que tiene pruebas de sus “hechos de corrupción” en Monómeros. 

Recientemente, durante una entrevista, Calderón Berti afirmó que “eso se dañó porque se convirtió en una piñata entre los partidos miembros del G4, entre los cuatro, no se salva ninguno. Pero los que tienen la responsabilidad fundamental de lo que ocurrió fueron los conmilitones de Leopoldo López. Uno cada vez que empieza a escudriñar por aquí y por allá se encuentra que siempre Leopoldo López está metido en todas estas cosas”. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook