Al menos cinco personas murieron y otras 16 resultaron heridas por la explosión de una bomba en la ciudad costera de Guayaquil, en el suroeste de Ecuador. Las autoridades atribuyen el hecho al crimen organizado y el narcotráfico.

Aunque aún no se ha informado oficialmente sobre las causas de la explosión, en las redes sociales ya circula la versión de que desconocidos habían arrojado una bomba en el lugar, como parte de un enfrentamiento entre bandas de delincuentes que se disputan el control del tráfico de drogas en la ciudad.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, comentó el suceso y advirtió la amenaza que representa para el país.

«Mercenarios del crimen organizado, que han narcotizado la economía durante mucho tiempo, ahora atacan con explosivos. (…) Es una declaración de guerra al Estado. O nos unimos para enfrentarlo o el precio será aún más alto para la sociedad», compartió en Twitter el ministro del Interior, Patricio Carrillo.

Ocho viviendas y dos vehículos resultaron destruidos a causa de la detonación, informa el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias del Ecuador (Sngre). Añadió que los rescatistas se encuentran en el lugar limpiando los escombros que dejó la explosión, que la Policía tilda «de proporciones».

(Sputnik)

Comentarios Facebook