Horas después de que comandos armados causaran terror en las calles de Tijuana, la alcaldesa de esta ciudad del norte de México, Montserrat Caballero, hizo una polémica petición al crimen organizado.

Vehículos del transporte público incendiados, comercios atacados y bloqueos de avenidas principales fueron las consecuencias de las acciones que llevaron a cabo hombres civiles armados durante la tarde del 12 de agosto en varias ciudades de Baja California, como Tijuana, Mexicali y Ensenada.

La violencia generó miedo entre la población, que prefirió guarecerse en sus casas por temor a ser víctimas de la delincuencia organizada, en un momento en que se recrudecen los enfrentamientos armados y los ataques a la población civil en México.

Ante este escenario, la alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero, emitió un mensaje en el que pidió a los criminales que tengan represalias sólo en contra de quienes no les han pagado «las facturas», no en contra de la población civil en general.

«Les pedimos [a los criminales] que cobren las facturas a quienes no les pagaron lo que les deben, no a las familias, no a los ciudadanos que trabajan», dijo la alcaldesa de Tijuana.

El término «cobrar las facturas» se refiere a una práctica muy extendida en México desde hace varios años, que se refiere a cuando un grupo del crimen organizado cobra un «derecho de piso» a un establecimiento comercial por el simple hecho de estar ubicado en la ciudad o el pueblo donde opera dicha célula delincuencial. De este modo, los criminales cobran sus facturas a comerciantes de todo tipo, desde puestos ambulantes o tiendas hasta discotecas, bares, restaurantes o fábricas.

La alcaldesa Montserrat Caballero no ha aclarado a qué se refirió exactamente con su comentario, pero las críticas en su contra se han vuelto tendencia en redes sociales. La funcionaria es militante del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido oficial del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la fuerza política que actualmente tiene la mayoría en el Congreso y los mejores índices de preferencia de voto.

Según la alcaldesa, «ni un solo ciudadano tijuanense debe pagar las consecuencias de quienes no pagaron sus facturas».

De forma abierta, Caballero advirtió a los cárteles de la droga que «Tijuana va a permanecer en activo, cuidando a los ciudadanos». Desde la mañana del 13 de agosto, elementos de la Guardia Nacional arribaron al estado de Baja California para realizar operativos y alentar a la ciudadanía a que siga con su vida cotidiana.

De acuerdo con información del medio mexicano Semanario Zeta, la escalada de violencia contra la población civil se debió a pugnas entre dos grupos de la delincuencia organizada: el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa. Las autoridades locales informaron que detuvieron a tres presuntos integrantes del CJNG.

El terror generado por el crimen organizado también se ha extendido a otros estados como Guanajuato, Chihuahua y Jalisco. En Ciudad Juárez, un comando armado disparó en contra de la gente y los trabajadores que se encontraban en una pizzería. Y en Guanajuato, se reportó la quema de 25 tiendas de la cadena OXXO, ubicadas en las ciudades de Celaya, Irapuato y León.

(Sputnik)

Comentarios Facebook