El partido de este sábado entre el Cádiz C.F. y el F.C. Barcelona en la Liga española fue detenido casi una hora, luego de que un espectador sufriera un infarto en una de las graderías del estadio gaditano Nuevo Mirandilla, informaron medios locales.

El árbitro paró el compromiso a los 80 minutos tras ser alertado del incidente. Mientras tanto, el portero del Cádiz, el argentino Jeremías Ledesma, corrió a llevar un desfibrilador para ayudar al hincha.

Comentarios Facebook

El también jugador del Cádiz José Mari ayudó al personal sanitario a llevar una camilla a la grada para desalojar al aficionado.

Pasados unos 20 minutos, el árbitro envió a los jugadores al vestuario y se informó que el partido quedaba «pausado». Finalmente, el hombre fue estabilizado y evacuado en camilla. Poco después se reinició el encuentro, que terminó 0-4 a favor del cuadro catalán.

(RT/LaIguana.TV)

Comentarios Facebook