La muerte de Isabel II ha convertido al príncipe Carlos en el nuevo rey de Inglaterra. Desde el pasado jueves, todos los focos están centrados en él. Muchas son las voces que consideran que estabilidad lograda por la reina madre puede estar en peligro. Carlos, de 73 años, ha estado al lado de su madre hasta el último momento, pero no es una persona caracterizada por su carisma y liderazgo, lo que hace temer a ciertos sectores de la sociedad británica.

Además, existe otro hándicap. La edad, a sus 73 años, no podrá llevar a cabo un reinado excesivamente largo. Más aún si tiene problemas de salud. Y esa es una de las grandes preocupaciones de sus súbditos. De hecho, una imagen reciente suya ha hecho saltar las alarmas más allá de Buckingham Palace. Y es que las manos de Carlos tienen un color rojo y estás demasiado hinchadas. Hasta tal punto que los trolls de internet ya se han encargado de multiplicar los memes y compartirlos en la red.

Comentarios Facebook

La Casa Real británica no se ha pronunciado al respecto pero los medios de comunicación sensacionalistas ya comienzan a hacer sus especulaciones. Según recoge “Daily Star”, todo comenzó con un tuit de @Anaiishhh1, en el que preguntaba “¿Alguna vez se han fijado en los dedos de Carlos?”. Y corrió como la pólvora.

Entre tanta broma, Gareth Nye, profesor titular de la Universidad de Chester, le dijo a “Daily Star” que, si bien detrás de esos síntomas puede haber “un montón de causas”, algunas eran más probables que otras. La más plausible es el edema o la retención de líquidos. Según explicó Nye “el edema es una afección en la que el cuerpo comienza a retener líquidos en las extremidades, normalmente en las piernas y los tobillos, pero también en los dedos, lo que hace que se hinchen”.

En este sentido, quiso tranquilizar a los británicos porque, explicó, “el edema es una afección común y afecta sobre todo a personas mayores de 65 años, ya que la capacidad de controlar los líquidos está más limitada. Para ver si esta es la causa, habría que presionar el área hinchada durante unos 15 segundos y ver si provoca una depresión en el área”.

Otra de las posibles causas de la inflamación es la artritis. Para Nye “es otra afección común en los mayores de 60 años. A menudo afecta tres áreas principales de la mano: la articulación del pulgar o cualquiera de las articulaciones de los dedos”. “Los dedos generalmente se vuelven rígidos e hinchados y duelen y, aunque los medicamentos pueden ayudar con el dolor, la hinchazón puede permanecer”, indicó.

Entre las causas menos comunes puede estar una dieta alta en sal, que produce retención de líquidos, o la ingesta de ciertos medicamentos que provocan esos efectos secundarios, como los que se administran para la presión arterial o medicamentos con esteroides.

Como conclusión, Nye quiso quitar hierro al asunto y dijo que la hinchazón en las manos, aunque muy evidente, no representaba un problema de salud importante para el nuevo regente sino que básicamente sea únicamente “una señal de su edad”.

(larazon.es)

 

Comentarios Facebook