En la nueva emisión del programa Desde Donde Sea, el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez también abordó el caso de Monómeros, filial de Pequiven en Colombia, que con el respaldo de la administración de Iván Duque, desde 2019 estuvo bajo el control de agentes del pretendido gobierno de Juan Guaidó. 

En ese sentido, hizo énfasis en el hallazgo de las autoridades venezolanas, quienes constataron el deplorable estado de la planta y el muelle de desembarco. 

“Como venezolano levanto mi voz para denunciar este desastre, este sinsentido, esta maldad absoluta que este grupúsculo de Guaidó, Leopoldo López y Julio Borges hicieron de una empresa que es de todos los venezolanos”, criticó. 

Continuando con los impactantes hallazgos en Monómeros, refirió que el ministro de Petróleo, Tareck el Aissami, dijo que parecían un “cementerio” y advirtió que en tales condiciones es imposible conseguir plena operatividad de inmediato. 

“Impresionante el estado catastrófico, que estos señores, con Duque, dejaron a esa compañía, afectando tanto al pueblo venezolano como al colombiano, porque allí se producía el 70 % de los fertilizantes. El resultado es que Colombia terminó importando fertilizantes al triple del precio”, añadió. 

Por si ello no bastara, indicó, el escandaloso intento de apropiación de la compañía venezolana y los manejos turbios a los que fue sometida desde 2019, derivó en acusaciones mutuas y distribución de culpas entre los principales implicados: Leopoldo López, Juan Guaidó, el pretendido gerente general, Guillermo Rodríguez Laprea y de refilón, al expresidente Iván Duque. 

Las vergonzosas declaraciones fueron criticadas con sorna por el embajador colombiano en Caracas, Armando Benedetti, cuya participación fue clave para que se concretara la devolución de la productora de fertilizantes al Estado venezolano. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook