El Gobierno de Ucrania acusó a Brasil, Venezuela y Uruguay, entre otros países, de cometer un «crimen colectivo» debido a la presencia de observadores independientes de esos países en los referendos de adhesión a Rusia en las repúblicas de Donetsk y Lugansk y los territorios de Jersón y Zaporiyia.

A través de un comunicado, el denominado ‘Ministerio de Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados de Ucrania’ aseguró que «los socios en el crimen también son criminales» y amenaza con que los actores a los que considere en esa situación «serán castigados».

La declaración cuestiona la presencia de observadores extranjeros en los referendos de adhesión a Rusia y explicita la lista de países de donde provienen esos observadores: Bielorrusia, Siria, Egipto, Brasil, Venezuela, Uruguay, Togo y Sudáfrica.

Ucrania adelantó que todos los observadores que arribaron para presenciar los referendos son seguidos de cerca por las autoridades ucranianas. «El Ministerio de Integración y todos los organismos interesados, incluyendo los cuerpos policiales, ya saben sus nombres», comunicaron.

Para Kiev, los observadores de esos países que se presentaron en los referendos «participan en un crimen colectivo contra el estado soberano e independiente de Ucrania».

El Ministerio ucraniano insta a las «fuerzas del orden» del país a «investigar» la presencia de estos observadores en las repúblicas independientes del Donbás, buscando poner en cuestión «la legitimidad de la entrada, permanencia y realización de cualquier actividad» de los observadores.

El comunicado culmina con un tono amenazador hacia los extranjeros que llegaron a presenciar un acto democrático.

«¡Todo el que se atreve a consentir a los criminales se convierte en criminales! ¡No hay manera de escapar a la responsabilidad!», exclama.

Los observadores extranjeros independientes que llegaron al Donbás para los referendos confirmaron que la elección transcurrió con normalidad y libertad, sin presencia militar o control de Moscú, como afirman los detractores.

Luego de la acusación de Ucrania, la Cancillería de Uruguay aclaró que Sebastián Hagobian, el uruguayo que participó como observador, lo hizo a título personal y «no compromete ni afecta en nada la posición del Estado uruguayo y su gobierno».

Hagobian es magíster en Relaciones Internacionales y se desempeña en la División de Relaciones Internacionales de la Intendencia de Montevideo. También preside la Comisión de Relaciones Internacionales de la coalición de izquierda Frente Amplio, aunque la fuerza política aclaró que no patrocinó su viaje como observador.

Si bien Ucrania solo mencionó a ocho países, los referendos de adhesión a Rusia contaron con observadores de 45 Estados. Un documento al que accedió Sputnik reporta que el proceso de votación se produjo de manera regular, con un alto nivel de participación, y sin que se registraran hechos como votos dobles, falta de boletas o materiales, o irregularidades en el conteo de votos.

Los observadores también reportaron que en algunos distritos las fuerzas armadas ucranianas fueron grabadas intimidando residentes y coaccionándolas para no participar en el proceso. Asimismo, denunciaron una fuerte campaña mediática por parte de medios ucranianos y de algunos internacionales.

(Sputnik)

Comentarios Facebook