Vendedores ambulantes de la parroquia Caricuao, en Caracas, estarían alterando pesos y básculas para timar a los compradores, denunció en Twitter el Centro Económico de Estudios Económicos y Sociales (CIECA), organismo formado por profesores de la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Católica Andrés Bello.

El señalamiento se basa en un audiovisual publicado en la cuenta de TikTok @caricuaohoy, que fuera grabado por una ciudadana estafada en un camión en el que compró un kilo de fresas.

Para develar el fraude, la mujer se devolvió lugar y puso sobre una balanza digital un paquete de 900 gramos de harina de maíz precocida. El aparato le devolvió como lectura 2,2 kilogramos y luego procedió a pesar la bolsa de fresas, que marcaba un kilogramo.

Ante la evidencia, la vendedora balbuceó que «la balanza se volvió loca» y la afectada replicó: «No, mi reina, el peso no está loco: ustedes saben que están trampeando».

Según la despachadora, ella no estaba consciente de la falla en el aparato, pero su versión no logró convencer a la compradora, quien no dejó de insistir en que si tenía conciencia de que el peso estaba dañado, no podía vender su mercancía en esas condiciones.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook