El papa Francisco habló este martes de su salud en una entrevista con Associated Press, en la que también abordó una amplia variedad de temas, como la muerte de Benedicto XVI, la homosexualidad y la postura de la Iglesia católica al respecto, así como las relaciones con China.

«Estoy bien de salud. Por la edad que tengo, estoy normal. Puedo morir mañana, pero vamos, está controlado. De salud estoy bien. Y yo pido siempre la gracia, que el Señor me dé el sentido del humor», declaró el pontífice, quien cumplió 86 años en diciembre.

Comentarios Facebook

Francisco reveló algunos de los problemas de salud que padece, entre ellos que la diverticulitis de la que fue operado en 2021 «ha vuelto», pero «está bajo control». También mencionó la fractura de rodilla que sufrió a consecuencia de una caída. «Ya camino, ayudándome con la silla de ruedas, pero camino», afirmó.

La preocupación por la salud del papa ha aumentado desde la muerte de su predecesor, Benedicto XVI, cuyo fallecimiento dejó muy afectado a Francisco. «He perdido a un padre», lamentó el jefe del Vaticano, al tiempo que agregó que para él su predecesor «era una seguridad» y que cuando tenía dudas siempre pedía su consejo.

Francisco también descartó los temores de que la muerte de Benedicto pudiera provocar su dimisión, señalando que ni siquiera se le ha ocurrido «escribir un testamento». Hablando sobre su futuro el papa subrayó su papel como obispo de Roma e hizo hincapié en su deseo de acabar con el concepto del papado como un actor de poder.

(RT)

Comentarios Facebook