roboc.jpg

Computadoras Canaimita, nuevecitas de paquete, bultos de harina precocida, café, azúcar, leche, repuestos para carros, pastillas anticonceptivas y hasta animales se venden sin ningún control por internet.

 

El bachaqueo también se apropió del área digital, y desde esa plataforma, “negocian” la venta de los productos regulados con un sobreprecio que no baja de 500%.

 

Al respecto, Edith Micán, especialista en redes sociales, opina que los bachaqueros digitales operan sin límite ni control alguno, lo que genera un gran malestar entre los ciudadanos.

 

Básicamente lo hacen en páginas de internet y en redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram, donde algunos piden el precio de sus productos en dólares.

 

Práctica que también llegó a la aplicación WhatsApp, donde evaden hacer públicas sus ofertas y se limitan a ofrecerlas a su lista de contactos.

 

Relató Micán que actúan con tal impunidad que al solo preguntarles por un artículo, suministran de inmediato sus datos personales, como correos electrónicos y números telefónicos, con los cuales “cuadran” la venta, incluso por bultos.

 

De Valencia, Ciudad Ojeda, Trujillo, Zulia, gente de todo el país comercia con los artículos regulados y equipos que regala el Gobierno nacional como beneficio social.

 

Celulares y Canaimitas son los preferidos para “negociar” digitalmente. “Hice un estudio sobre este tema y no he sabido de sanciones. Solo una nota que vi en la prensa de una persona detenida por vender una Canaimita”, relató.

 

“Condenó lo que está pasando”, precisó Micán, quien refirió que la situación del bachaqueo, sea digital o no, es el reflejo de la situación país, al cual se le debe dar un parao, y aprovechó para pedir que monten el ojo en este tráfico de productos escasos y regulados.

 

(ÚN)

Comentarios Facebook