Teodoro Hernández, el oficial de policía que estando de servicio encontró en el año 2000 a Henrique Capriles Radonski en ‘actos inmorales’ en plena vía pública, denunció por primera vez públicamente que ha sido víctima de amedrentamiento y aún no le han cancelado sus prestaciones sociales, tras haber sido despedido sin justificación alguna.

 

El alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, conductor del programa Política en el Diván, presentó por primera vez las declaraciones de Hernández, y reclamó la conducta del actual Gobernador de Miranda.

 

“El día 7 de mayo del año 2000, el inspector jefe Teodoro Hernández, de la Policía de Baruta, lo sorprendió en una actividad y el efectivo policial actuó en consecuencia cumpliendo con su trabajo. Después usted le hizo la vida imposible, lo botó del trabajo, le inventó y le forjó expedientes, puso a un homicida a declarar en contra. Y eso es inaceptable”, rechazó Jorge Rodríguez.

 

“No nos involucramos ni queremos opinar acerca de las preferencias sexuales de nadie y pedimos respeto para todo el abanico de diversidad que pueda existir, porque cada persona es propietaria de sus propias convicciones, preferencias, o la elección del género que quiera. Lo que sí es problema nuestro es que para tapar una situación comprometida, usted, gobernador de Miranda, trató de destruir la vida a este hombre”, expresó el Alcalde de Caracas.

 

La víctima contó el drama vivido, que se transcribe a continuación ante el impactante testimonio personal:

 

“Ese día había una fiesta en el sector. Salí como jefe de módulo a supervisar las unidades que estaban en la calle y avisto en un vehículo unas personas que se estaban moviendo allí. Veo que el vehículo no arranca, no prende la luz. Se me tornó sospechoso y dije ‘será que lo están desvalijando’. Les toco al vidrio para que se bajen del vehículo; en ese momento el tipo (Capriles) se sorprende, mientras el otro se subía los pantalones y se arreglaba…».

 

«Yo estaba correctamente uniformado y en la patrulla que pasé estaba identificada. Cuando vieron que yo era un funcionario, específicamente (Henrique) Capriles Radonski lo que hizo fue insultarme. Entonces por actos inmorales en la vía pública se pagaban 72 horas de arresto. Le dije ‘usted está arrestado’. Me estaba ofreciendo un reloj de marca, una cadena de oro y que fuésemos a su apartamento en Valle Arriba a buscar dinero», comentó sobre la reacción de Capriles.

 

«Cuando estaba listo para trasladarlo, me llamó el director de la policía, Alfredo Sáez Conde, me dijo que lo soltara porque era amigo de él», testimonió.

 

«Cuando asume la alcaldía de Baruta, este señor (Capriles) se inventa una reducción de nómina en la Policía. No pasó ni un mes, y me suspendieron de mi cargo sin sueldo. ¡Teniendo hijos que mantener, esposa, mi madre, ¿por qué me los puso a pasar hambre?!. Todo por el capricho, esa noche, que andaba con el otro, que después viendo fotos, (me percato de) que es un político, lo reconozco, que es Armando Briquet».

 

«Empezaron a llamarme para que yo desmintiera eso porque él iba a ser presidente. Empezaron a ofrecerme plata y casa en Miami. ¡14 años de servicio, todavía no ha cobrado un centavo de ahí!. Me dijeron que para darme el dinero tenía que retirar una querella, que entablé en los tribunales. Fui  a buscar el expediente y no aparece, al final el número apareció en el caso de un albañil».

 

Jorge Rodríguez aclaró que el director de la policía, ya fallecido, era hermano de la exalcaldesa de Chacao, Irene Sáez, y que uno de los jueces que permitió las trampas contra el policía era Perkins Rocha Contreras, quien hoy pretende que se apruebe la Ley de Amnistía, la misma que impulsa la mayoría contrarrevolucionaria de la derecha en la Asamblea Nacional, pero que fue declarada inconstitucional por el TSJ.

 

(VTV)

cerebro-mascara-c.jpg

Comentarios Facebook