cuadro-misa.jpg

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana del estado Zulia causaron gran indignación a los feligreses que asistían a la misa de las 11:00 de la mañana en la iglesia El Claret cuando interrumpieron la homilía para multar a unos ciudadanos que habían estacionado mal su carro.

 

Los feligreses no se quejaron por la multa, sino por la falta de tacto evidenciada por los policías quienes interrumpieron al padre Ovidio Duarte justo cuando se refería a la doctrina social de la iglesia católica.

 

Los feligreses enardecidos exigieron a los funcionarios que en vez de interrumpir la eucaristía brindaran mayor seguridad en las adyacencias de la Iglesia, así como en las zonas residenciales aledañas.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook