Colectivos de trabajadores, pueblos y nacionalidades indígenas insisten este sábado en mantenerse en pie de lucha y continuar movilizaciones contra las medidas económicas adoptadas por el gobierno de Ecuador, informó la web de la Agencia Informativa Latinoamericana.

 

El anuncio fue hecho poco después que 11 federaciones de transportistas informaran el fin de un paro de dos días, en protesta contra el Decreto Presidencial 883, mediante el cual se eliminó el subsidio a la gasolina extra y el diésel.

 

Señalaron directivos del Frente Unitario de Trabajadores y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador que con decreto o sin decreto ratificaban la continuidad de la lucha social.

 

Las amenazas del gobierno nacional de encarcelar a luchadores sociales que exigen cambios, no los amedrentarán, advirtieron.

 

Por otro lado, alertaron que las movilizaciones y marchas en todas las provincias continuarán, desde esta jornada y en los próximos días, hasta el miércoles 9 de octubre, cuando convocaron a una huelga nacional.

 

Reiteraron, igualmente, que ‘No vamos a permitir el incremento de pasajes en el país. Rechazamos el incremento del precio de combustibles y en ese escenario ratificamos nuestra lucha y la movilización en las calles’.

 

Cita la información que, las acciones buscan exigir un cambio de rumbo en la política, la economía nacional y en la necesidad de un gobierno que labore en beneficio de los 17 millones de ecuatorianos.

 

Es de señalar que, desde el jueves pasado, diversos sectores de la sociedad se lanzaron a las calles en protesta contra reformas tributarias y laborales adoptadas por el ejecutivo, con el argumento de blindar la economía nacional, pero que a juicio de los manifestantes, solo afectan a la clase trabajadora.

 

Dijeron que la eliminación de subsidios a la gasolina y el diésel, fue el detonante de un paro de transportistas, a quienes se unieron estudiantes universitarios, la Red de Maestros, organizaciones sociales y gremios de trabajadores.

 

Por otra parte, se conoció que los movilizados rechazan esa y otras medidas propuestas por la administración como la reducción del 20 por ciento en los salarios de contratos ocasionales renovados, así como el aporte del pago de un día mensual que deberán hacer los empleados públicos.

 

Durante los dos días de manifestaciones se registraron desde incidentes violentos resultantes de represión policial y saqueos en algunos comercios, hasta agresiones a reporteros y camarógrafos.

 

(AVN) 

Comentarios Facebook