Evo Morales, quien fue sacado a la fuerza de la presidencia de Bolivia tras un golpe de Estado en su contra que dio paso a la instalación de una dictadura cívico militar que encabeza la ultracatólica Jeanine Áñez, expresó este jueves 19 de diciembre que él sigue siendo el Presidente Constitucional porque así lo determinan las leyes vigentes de su país.

 

«Legalmente sigo siendo Presidente. Mi renuncia no fue considerada por la Asamblea Legislativa como dispone el Art. 161 Num. 3 de la CPE. De haber sido aceptada, tampoco se cumplieron los procedimientos para una sucesión constitucional por lo que Áñez se autoproclamó ilegalmente», subrayó Morales en su cuenta Twitter.

 

Morales agregó: «La Ley 651 del 20 de enero de 2015, me proclama como Presidente Constitucional hasta el 22 de enero de 2020. Esta norma no fue abrogada, anulada y menos declarada inconstitucional, por lo que cualquier acto del gobierno de facto de Áñez, Camacho y Mesa es ilegal».

 

En otro tuit agregó: «Los golpistas no cumplieron los procedimientos legislativos, violan sistemáticamente la Constitución, han desatado una persecusión política y cometido crímenes de lesa humanidad. Todos sus actos son nulos de pleno derecho».

 

Vale acotar que actualmente Morales se encuentra como asilado en Argentina, tras estar en México previamente, luego de declararse perseguido político de la dictadura de Áñez y la ultraderecha boliviana.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook