Durante la confesión que hiciera el mercenario gringo Luke Denman, tras su captura en el pueblo de Chuao (Aragua), dijo que si un grupo armado irregular intentara entrar a su país a asesinar a su Presidente y tomar el poder por la fuerza, seguramente él lo tomaría como una «declaración de guerra». 

 

Al ser interrogado sobre las intenciones de la incursión por Macuto, Luke dijo que para él -supuestamente- estaba contribuyendo a la causa venezolana, a que los venezolanos «tomaran el control del su país». 

 

No obstante este pensamiento evidentemente confuso, por decir lo menos, Luke admitió que por entrenar a los paramilitares que atacarían las instituciones venezolanas y ejecutarían el asesinato de líderes del chavismo, él esperaba cobrar entre 50 y 100 mil dólares, girados por la empresa contratista Silvercorp USA, a cargo de Jordan Goudreau. 

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook