Durante una sesión virtual de preguntas y respuestas con sus seguidores en la red social Twitter, al ser inquirido por un usuario sobre cómo «los hechos de Chuao, Macuto y Petare» ayudaban o perjudicaban al chavismo, el analista político Luis Vicente León aseguró que la Operación Gedeón había sido «un fracaso (cantado)» del cual el presidente Nicolás Maduro tomaba ventaja.

 

«La pregunta es: ¿cuál es la magnitud del daño sobre la oposición y Guaidó y si pueden hacer control del mismo?», añadió el experto.

 

Al preguntársele sobre la veracidad de los hechos –a los que uno de los participantes calificó como «parafernalia»–, León se defendió diciendo que «en estos eventos hay verdades y mentiras, pero hay cosas claras. Algunos actores plantearon (y plantean) acciones armadas para desestabilizar a Maduro (el ala radical) pero no tienen más que voluntarismo y terminan siendo caldo de cultivo para ‘héroes’ que buscan dinero e imagen».

 

Otro usuario le solicitó su opinión acerca de por qué el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro no había apresado a Juan Guaidó, «si de cada 1000 casos, en los 999 estaría detenido hace rato…».

 

Sobre esto, el también presidente de Datanálisis opinó que ello entrañaría riesgos importantes para Maduro, el mayor: las represalias del gobierno estadounidense, pero no solo eso.

 

Desde su punto de vista, un encarcelamiento del diputado de ultraderecha podría «convertirlo en mártir que movilice lucha interna y unifique a la oposición». De ahí que el gobierno estime más inocuo dejarlo en la calle, en donde es «menos peligroso» porque «se debilita».

 

No obstante, también, en su criterio, habría que considerar los efectos de la llamada Operación Gedeón, que tendría «aristas legales peligrosas en USA, pues las denuncias de oferta de recursos públicos para financiarla, sin aprobación de AN, debe ser demostradamente falsa o se convierte en una acusación de corrupción en un país donde eso sí es importante».

 

Otro de los tertuliantes le preguntó a Luis Vicente León si ahora Estados Unidos se enfocaría más en la liberación de sus ciudadanos involucrados en el asalto, en lugar de en la salida de Maduro, a lo que puntualizó que la Operación Gedeón «no estaba diseñada, financiada o acordada» con el gobierno de Trump, puesto que si así fuera, «no hubieran llegado en peñero».

 

No obstante, acotó que «eso significa que la relación entre diseñadores, ejecutores, financistas e inclusos conocedores pasivos, hace cortocircuito con sus aliados más importantes», deslizando que la incursión con mercenarios no habría contado con el respaldo absoluto de Washington, lo que contradice el testimonio ofrecido por Luke Danmon, uno de los mercenarios capturados en Chuao, quien involucró directamente a Donald Trump en los hechos.

 

Los internautas también aprovecharon la ocasión para indagar sobre la popularidad de los liderazgos políticos y la situación económica del país durante el resto del año.

 

En relación con lo primero, León dijo que «la popularidad de Maduro ya tiene años en el piso» y no depende de lo que suceda con «la popularidad de los líderes e instituciones opositoras» y que solo el vacío ganaba terreno «mientras no se produce un cambio político, ni se rellenan las expectativas de la población».

 

Sin embargo, vale la pena destacar que el experto, cuyos intereses están ligados a la oposición, obvió mencionar el evidente reconocimiento del que goza actualmente el primer mandatario en amplios sectores de la población, luego de las acertadas estrategias que puso en marcha oportunamente el Gobierno Bolivariano para frenar la pandemia de Covid-19 y que hacen que, a más de 50 días de haberse informado acerca de los primeros dos casos, el país ofrezca tasas de infectados y fallecidos muy por debajo de sus pares de la región, así excelentes cifras de pruebas diagnósticas por millón de habitantes y una tasa de recuperación que ronda la mitad de todos los casos informados.

 

Acerca del porvenir económico, Luis Vicente León se muestra decididamente pesimista, asegurando que «la crisis agarra a Venezuela en terapia intensiva (recesión, desconfianza y pulverización de inversión)», a lo que se suma la caída «brutal» de los ingresos petroleros y no petroleros, y la imposibilidad de que el país obtenga «recursos externos».

 

Esto último, aunque no lo dice, es producto de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos. De allí que supedite el alivio de la crisis al «cambio político».

 

(LaIguana.TV)

[embed]https://twitter.com/luisvicenteleon/status/1258120499059712001[/embed]

 

 
]]>

Comentarios Facebook