El mercenario Airan Berry, capturado en las costas de Chuao por pescadores y la Fuerza Armada, confesó reconocer el nombre del general de división iraní Qasem Soleimaní, asesinado el 3 de enero de este año en el Aeropuerto Internacional de Bagdad, con un dron.

 

Al preguntarle por qué habría atacado a Soleimaní, Berry dijo que no tenía ninguna razón para ello, sobreentendiendo que lo hizo bajo las órdenes de sus superiores dentro de su organización militar. Según su confesión, durante sus servicios militares en EEUU los presidentes en gestión eran Clinton, Bush y Obama.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook