Ymerda Urdaneta, zuliana que desde hace un año emigró a Estados Unidos, específicamente a la ciudad de Nueva York, ofreció su testimonio sobre lo que tuvo vivir mientras estuvo contagiada de coronavirus.

 

En declaraciones al diario Panorama, Urdaneta, natural de la ciudad de Santa Rita, explicó que aunque nunca le hicieron la prueba para comprobar que efectivamente estaba infectada con covid-19, está completamente segura de que padeció la enfermedad.

 

Comentó que el 10 de marzo “fui a trabajar con una empresa de limpieza y demolición en el Bronx, en un edificio que se había quemado y ahí trabajamos como 40 personas, de las cuales 5 nos contagiamos con el virus, gracias a Dios todos lo superamos”.

 

Cuatro días después iniciaron los síntomas: “Comencé con el malestar general, por la noche tenía fogaje, en la madrugada me dio fiebre y dolor en todo el cuerpo. En ese momento me imaginé que pudiera ser el virus porque nunca me da fiebre, y la tuve, yo estaba bien y de repente comenzó la fiebre, no era tan alta, 38 grados, pero demasiado malestar y escalofríos”.

 

Así mismo relató que tuvo “escalofrío y fiebre por 6 días. Sumado a eso apareció el dolor de cabeza, me ardía mucho la garganta, me tomé una fotografía y tenía toda la garganta blanca, luego me dio diarrea, me quedé sin olfato, sin gusto y entre 8 y 9 días empecé con la crisis para respirar. Fui al hospital a los tres días de los síntomas, allá me auscultaron la garganta, me dieron unas pastillas para la fiebre, no me hicieron la prueba porque tenía todos los síntomas. Me dijeron: ‘Debe irse a su casa y solo regresar al hospital si tiene dificultad para respirar’ ”.

 

Al octavo día de presentar los síntomas comenzó la dificultad para respirar: “No podía inhalar, ni exhalar. Era imposible, tenía una respiración muy, pero muy corta, me recomendaban que me pusiera boca abajo porque de esa manera los pulmones se comportarían mejor,  en una ocasión, en el noveno día, me fui a cepillar los dientes y me quedé ahogada, no podía respirar”.

 

Aseguró que “al llegar al hospital me auscultaron de nuevo, me dieron unas pastillas porque tenía fiebre y me pasaron a observación porque tenía la dificultad para respirar, pero estaba oxigenando bien, me indicaron que tratara de estar tranquilita y que me regresara a la casa porque en el hospital había demasiada infección”.

 

Ymerda recalcó que a pesar de presentar los síntomas “nunca me practicaron la prueba. En el hospital todo es pago, aunque aquí atienden a todo el mundo, no le niegan la atención a nadie».

 

Contó la zuliana que los problemas respiratorios duraron cinco días, tiempo en el que evitó hablar y hacer esfuerzo para no fatigarse.

 

En ese tiempo estuve sin hablar, solamente me levantaba para ir al baño, moviéndome lo menos posible para no hacer un esfuerzo mayor”, contó.

 

Afirmó que los síntomas fueron desapareciendo poco a poco.

 

“La fiebre duró hasta el séptimo día del virus, los escalofríos también desaparecieron en ese momento. Luego de 15 días de empezar a sentir los síntomas y después de cinco días continuos con grave dificultad para respirar, desapareció como por arte de magia. Lo único que sí me persistió fue la falta de olor y del gusto. El olor vino más rápido, como en una semana, pero el gusto demoró casi un mes y fue regresando paulatinamente”.

 

Vale resaltar que esta venezolana es sobreviviente al cáncer de cuello uterino, enfermedad que la aquejó hace cuatro años.

 

En realidad el covid-19 es como una gripe en la que la peor parte es la dificultad respiratoria. Aunque en verdad los síntomas son un poco más de lo común, pero el cáncer es otra cosa. Por los dos te puedes morir, pero un cáncer es mucho peor”, añadió.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook